Annua y el temporal

En Cantabria hay cinco restaurantes con Estrella Michelín. De momento no conozco ninguno y salvo que la cosa monetaria mejore notablemente, algo que probablemente no suceda hasta el siglo que viene, tardaré en pasarme por alguno para ejercer de comensal, lo cual no quita que pueda circular por los alrededores ejerciendo mi perseverante labor fotográfica para aumentar el conocimiento del mundo mundial sobre los variados devenires cántabros.

Pues bien, el pasado domingo me hallaba en las cercan√≠as de uno de estos restaurantes, el Annua de San Vicente de la Barquera. El men√ļ no s√©, pero la situaci√≥n s√≠ que es realmente envidiable en una terraza justo al borde de la r√≠a de San Vicente. Es este edificio de color blanco.
Restaurante Annua
Creo que está cerrado por vacaciones, así que no me quedó remordimiento alguno por comer de sandwichete justo enfrente, sentado tranquilamente en un banco mientras disfrutaba del precioso día de sol con el que nos sorprendió el segundo día de febrero. Y tan feliz, oiga, qué gustazo eso de comer espatarrado, beber a morro de la botella de agua y hasta poder lamer la tapa del yogur sin que te miren raro los de la mesa de al lado. Si, soy un asilvestrado, ya lo sé.

Pues bien, el Annua está ahí, al pie de la ría. Si seguimos andando lo que nos encontramos es un espigón enorme que finaliza en un faro.
Espigón de San Vicente
Cambiando de ángulo se puede ver el tremendo espigón y al otro lado de la ría, otro espigón menor con un faro blanco y rojo al final. El mar ya se aprecia un poquito agitado.
Dos espigones de San Vicente
Cuando llegamos había marea baja. Empezó a subir, empezó el oleaje y cuando me quise dar cuenta estábamos frente a un espectáculo increíble de olas saltando por encima del muro del muelle.
Olas rompiendo I
Olas que rompían una y otra vez contra el faro, subiendo un montón de metros, dejándome con la boca abierta y obligando al obturador de mi cámara a trabajar horas extras en domingo.
Olas rompiendo II
Para que no se diga, hala, v√≠deo del asunto. Es curioso como el mar nunca se cansa y venga olas, olas y m√°s olas, horas de olas seguidas saltando el muro. As√≠ no me extra√Īa que tarde o temprano acabe por tumbar cualquier cosa que le pongas delante.


Por cierto, las inmediaciones del restaurante estaban llenas de curiosos que se acercaron al muelle para ver el oleaje. Uno incluso se llev√≥ una buena mojadura. Yo no me re√≠ por razones que m√°s de uno puede suponer. Al d√≠a siguiente sal√≠a en el Faro de Vigo una vi√Īeta de D√°vila, un humorista gr√°fico que para mi es de lo mejorcito que tienen en el peri√≥dico, en la que refleja clar√≠simamente lo parad√≥jico que hay en estas tormentas.
Vi√Īeta del Faro de Vigo
Había espectadores hasta que llegó un policía local y se acabó lo que se daba, circulen, aquí no hay nada que ver.
Cerrado por la Policía Local I
Mas cerquita, v√©ase la cinta blanca separando al p√ļblico del oleaje y eliminando la mayor parte de la gracia. Qu√© se le va a hacer.
Cerrado por la Policía Local II
Feliz tras horas de ver la furia del mar pelearse con las obras portuarias llego a casa, veo el Diario Monta√Ī√©s y seg√ļn parece el Cant√°brico ha hecho lo mismo pero a lo bestia en El Sardinero, en Somo y unas olas a lo animal en la Isla de Mouro. Vale, espect√°culo al lado de casa y yo en el quinto pino, algo muy propio y muy habitual m√≠o.

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies