Comiendo en la playa

De veras que veo en Francia un montón de cosas que me recuerdan cantidad a Portugal y muy poco a España. El aspecto de algunas ciudades con sus calles adoquinadas, los paseos marítimos en pueblos costeros, la gente echándose la siesta en los coches, la educación del personal en los chiringos (que ni gritan ni levantan la voz como se hace aquí habitualmente) y en Hendaya otro clásico luso: me bajo con la mesita a la playa y como allí mismo tan ricamente como un señor.
Comiendo en la playa I
Ni toalla en la arena ni leches: mesita, sillas playeras, mantel, botella de vino en la arena, aire puro, brisa marina, buenas vistas… como en el mejor restaurante. Con lo que me gusta a mi lo de los picnics me parece que les voy a copiar el sistema. Luego reclinas la silla, te echas la siesta y el mundo hasta acaba pareciendo un lugar agradable para vivir.
Comiendo en la playa II

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR