El fuerte San Carlos

Santo√Īa y su monte Buciero ya son dos cl√°sicos del blog. En la esquina derecha del monte se pueden ver los restos de un fuerte camuflados, o lo que es lo mismo, √©sto.
Fuerte de San Carlos VIII
Como desde allí seguro que había buenas vistas y mejores fotos, poco tardamos en irnos a explorar la zona. Como soy un vago y un dejado, mucho he tardado en sacarlo por aquí pero mira, nunca es tarde si la bicha es buena, que dicen aquellos a quienes les gustan las serpientes. Y eso que empezaba la cosa con una notable cuesta arriba, no os creáis que todo era caminar en llano. Claro que después de haber pasado por el Faro del Caballo, ésta inclinación es de chiste..
Fuerte de San Carlos I
Lo que se ve a mano izquierda es una construcción para crear en su parte superior una plataforma que se verá luego.
Fuerte de San Carlos II
Esta es la parte superior, con unas dependencias donde no sé si vivirían porque parece de todo menos acogedora. Aunque viendo otros lugares donde han vivido soldados esto sería un palacio.
Fuerte de San Carlos III
Con sus sótanos y todo, llenos de arcos y ventanas a los lados. Desde aquí dentro ya salió alguna otra foto.
Fuerte de San Carlos VI
En la parte superior de la construcción principal hay una superficie empedrada que da hacia el interior de la bahía.
Fuerte de San Carlos IV
Detrás de donde tomé la foto anterior hay otra superficie empedrada orientada hacia el este, justo hacia la entrada de la bahía.
Fuerte de San Carlos V
¬ŅY para qu√© sirven estas superficies empedradas? Por lo visto all√≠ iban los ca√Īones, a juzgar por el soporte que hay incrustado en el suelo. Seg√ļn el grabado en la parte superior del soporte, fueron fabricados en la F√°brica de armas de Trubia, Oviedo, en 1830.
Fuerte de San Carlos VII
Eran otras √©pocas donde te levantabas una ma√Īana y en vez de las labores cotidianas, ten√≠as que ponerte a pegarle ca√Īonazos a una flota de barcos reci√©n llegados con insanas intenciones como invadir tu pueblo, quemar las casas, violar a las mujeres y robar todo lo que se pudiera. En eso hemos mejorado un mont√≥n, ahora s√≥lo tenemos que pelear de cuando en cuando contra los que nos quieren vaciar el bolsillo, poner sanciones, vender de todo o darnos a conocer la palabra del se√Īor habl√°ndonos cinco horas sin parar. La pena es que no nos permitan usar ca√Īones para defendernos, qu√© le vamos a hacer.

3 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies