Viendo al diablo a los ojos (I)

Empezamos hoy con el relato novelado de la que de momento es mi √ļltima aventura monta√Īera, haza√Īa √©pica que finaliz√≥ con gloria y regocijo pero en la que hubo ingredientes como para acabar francamente mal. Total, ya que me estoy acostumbrado a arriesgar el pellejo de cu√°ndo en cu√°ndo, ¬Ņporqu√© no hacer lo mismo tambi√©n monte arriba y monte abajo?

Vayamos con la historia. Sab√≠a de la existencia de una ruta llamada ¬ęlos ojos del diablo¬Ľ en los alrededores de Sonabia. Se trata de subir al Monte Candina y en lo alto hay un arco de piedra que ejerce como mirador. Ese arco tiene otro hueco en la roca a su lado y ambos son ¬ęlos ojos del diablo¬Ľ. Para quien no conozca la zona, √©ste es el Monte Candina visto desde Sonabia con tres pu√Īeteros cables en la parte superior derecha que siempre aparecen en los lugares m√°s insospechados.
Monte Candina
Arriba a la izquierda se aprecia un peque√Ī√≠simo hueco en la roca. Si ampliamos, se ver√≠a algo as√≠. Ese es el mirador y la ruta consiste en llegar ah√≠. Se ven revolotear un par de p√°jaros. Son buitres, que anidan en el barranco.
Los ojos del diablo
Normalmente la gente aparca del otro lado del monte. Hay un parking se√Īalizado justo donde empieza la ruta, al final de un puente en la carretera nacional que cruza la autov√≠a por encima. Esa es la subida por la cara sur, mucho m√°s f√°cil. Yo, como soy un ser tipo AA (Aventurero y Alelao, justo a medias) primero fui a echar una ojeada por el lado norte que da al mar. Fijaros qu√© panorama, qu√© lugar tan espectacular, qu√© colores… y me cegu√©. Co√Īo, ¬Ņpa qu√© vamos a subir por la parte m√°s fea si por este lado hay unas vistas preciosas? All√≠ al fondo veo gente as√≠ que se debe subir por aqu√≠ tambi√©n. Primer error.
Inicio de la subida I
Huy, si, mira qué camino más majo. Y va hacia lo alto, por aquí se va fijo. Hala, vamos caminando pasito a pasito y sacando fotos que menuda colección de postalitas voy a sacar de esta ruta.
Inicio de la subida II
Poquito a poquito vamos ascendiendo, poquito a poquito vamos recorriendo la ladera del monte. Algunos paisajes me recordaban un montón a Galicia, como estos helechos al lado del mar. Calcadito a más de un monte de las Rías Altas.
Helechos en la ladera
Tras un primer tramo de leve ascenso, las cosas iban complicándose algo más. Llegamos a un lugar donde no hay que caminar, hay que ejercer de cabra entre los riscos. Sudando ya como un cerdo, porque aunque el cielo estaba neblinoso, el ejercicio y la buena temperatura me hacía transpirar abundantemente. Me había llevado la botella de dos litros de agua así que bebía, bebía, bebía y bebía sin cortarme un pelo. Segundo error, como más tarde se verá.
Subiendo monte arriba
Finiquitada la ascensión llegamos a un mirador desde el que se divisa el Monte Buciero allá al fondo, y la playa de Laredo. Impresionantes vistas, os lo garantizo. Más o menos una hora de camino se invierte en llegar aquí.
En lo alto del mirador
La persona que est√° en lo alto del mirador hab√≠a ido con su mujer. Estaban sac√°ndose fotos el uno al otro y el otro al uno, as√≠ que me ofrec√≠ a sacarle una a los dos juntos y de paso nos pusimos de ch√°chara. El era monta√Īero y me coment√≥ que desde aqu√≠ no se pod√≠a llegar directamente a los ojos del diablo. Una de dos, o bien retroceder y subir por el lado sur, o bien hab√≠a que circundar un buen trozo del monte para luego subir hasta arriba del todo con tramos de escalada m√°s que de subida. Mal me lo pintaba, as√≠ que estaba por desistir. Donde s√≠ puedes ir es hasta un pe√Īasco que se ve√≠a al fondo a la derecha, desde all√≠ hay unas vistas a√ļn mejores, me dijo. Pues vale, all√° vamos. A punto de llegar veo algo extra√Īo en la ladera. ¬ŅQu√© son esos puntitos chiquititos a media altura?
Cabras en la ladera I
Foto, ampliaci√≥n y mira t√ļ, mis amigas las cabras.
Cabras en la ladera II
Vaya si eran mejores las vistas. Acantilados abruptos, √°rboles colgando del vac√≠o, mar azul, colores vivos, pe√Īascos, una gozada para sacar fotos. ¬ŅV√©is ese corte en la roca arriba a la izquierda?
Vistas desde la subida
Pues en ese corte hab√≠an puesto una cuerda para ayudar a subirlo, porque eso de andar triscando a lo vivo al borde de un precipicio casi mejor dej√°rselo a las cabras de antes. Pero qu√© prudente parezco y sin saberlo iba directo no a los ojos del diablo, sino a la boca del lobo…
Cuerda para subir
Una vez subido este repecho las vistas eran para quedarse allí un buen rato a disfrutar. Esto es lo que asoma cuando llegas al final del tramo de la cuerda.
Vista desde lo alto de la cuerda
Y esto un poquito m√°s all√°, aproximadamente hora y media desde el inicio de la ruta en Sonabia. Monte, pedruscos en primer plano, mar de dos colores, una pe√Īa, calas de arena, la playa enorme de Laredo y el Monte Buciero a la derecha. Un gustazo sentarse aqu√≠ al aire fresco, disfrutando del silencio y de un panorama precioso.
Laredo y Monte Buciero
Hubiera estado mejor de haberme llevado el sombrero o en su defecto una crema solar, pero como el d√≠a estaba bastante cubierto cuando empec√© la ruta y no ten√≠a le ve√≠a pinta de despejar, en el coche se quedaron. Otro error m√°s. Por supuesto, y conociendo mi buena suerte, a la media hora de empezar a caminar se fueron todas las nubes y resplandec√≠a el sol. Lo ideal para quien tiene una piel blanquita sin el m√°s leve atisbo de melanina. Pero a grandes males, grandes remedios. Me hab√≠a llevado un forro polar por si en lo alto hac√≠a fresco, de modo que le at√© las mangas, me hice un turbante y a la cabeza directo, cualquier cosa con tal de no freirme los sesos. Freir no te freir√°s con el sol, pero no veas el calor que da. Chorros de agua bajaban por mi frente. Menos mal, eso me imped√≠a ver a todas las cabras escacharr√°ndose de risa al ver a un tipo vestido de color verde fosforito con un turbante rojo en la cabeza. Menos mal que las cabras no saben usar un smartphone o ese d√≠a yo hubiera sido ¬ętrending topic¬ę, secci√≥n ¬ęel monta√Īero m√°s lelo del mundo mundial¬Ľ.

1 comentario Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies