Ay, qué ganas…

Una de las cosas que tengo apuntadas al principio en la lista de tareas pendientes es volver por aquí, por la zona de Poncebos a darme otro garbeo entre montañas y ríos, disfrutando el panorama, aireándome un poco y sacando más y más fotos dignas de honrar vuestras pupilas.
El río Cares en Poncebos
Por si acaso primero esperaré a que lleguen los primeros aires de la primavera y no haya nieve cerca, que andar triscando como una cabra por peñas y peñascos al borde de abismos y desfiladeros con un suelo nevado o helado puede ser de todo menos gracioso, y mucho menos cuando la parienta se lo tenga que explicar al agente de seguros de vida para poder cobrar: “si, ya sé que muy normal no parece ponerse a bailar un zapateado al borde de un precipicio, pero es que mi Juan Carlos era así de suyo”.

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR