Consejo de administración buitrero

Por explorar, uno de estos d√≠as atr√°s me acerqu√© de nuevo a la cascada del As√≥n y, ya que est√°bamos all√≠, prolongamos la excursi√≥n hasta el Portillo de La Sia primero y el puerto de Lunada despu√©s. Sub√≠a en direcci√≥n a la cumbre del Portillo cuando al girar una curva ¬°leches! ¬ŅQu√© es eso? Parece el consejo de administraci√≥n de un conocido banco dando cuenta de un pobre hipotecado…

Aqu√≠ se pueden ver nueve buitres. Haber, hab√≠a m√°s, pero al ver aparecer el coche se escaparon la mitad. Al asomar yo echaron a volar todos menos tres, los que deb√≠an estar m√°s hambrientos porque no sab√≠an si irse a lo seguro o quedarse donde la comida. Menos mal que no sab√≠an contar, porque si llegan a darse cuenta que veinte buitres son m√°s que una sola persona a lo mejor ten√≠amos un problema. Claro que como se pongan tontos empiezo a cantar y puede pasarles como a los marcianos en ¬ęMars attacks¬Ľ.

Insisto, había una barbaridad de buitres. Se fueron volando pero no desaparecieron, aquí tenéis foto del valle y si os fijáis se ven revoloteando. En la foto ampliada pude contar unos veinte.

Antes de mi aparici√≥n estaban en el arc√©n dando cuenta de los restos de un burro, que yac√≠a inerme, exang√ľe y medio despellejado. Me acerqu√© pero el perfume puedo aseguraros que hace echar de menos hasta el tufo a sobaquina ma√Īanera del autob√ļs.

Antes de irme ech√© una ojeada final y no se hab√≠an ido, no… estaban a la espera como en las pel√≠culas para volver a la faena en cuanto yo me hubiera ido. Unos metros m√°s arriba, a contraluz, uno de ellos me observaba.

Un poco más lejos, otra pareja estaban a lo mismo: desear con todas sus fuerzas que me largase de una vez. Para mi, que como ya sabéis me encanta el bicherío, fue un verdadero alucine. Sólo un par de veces anteriormente había visto buitres y bastante lejos, tenerlos a diez metros de distancia era increíble.

Ahora ya s√© que si alg√ļn d√≠a quiero verlos m√°s de cerca e hincharme a sacarles fotos, es tan f√°cil como llevarme un burro muerto al Portillo de La Sia, me escondo entre las rocas y hale, a esperar.

8 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies