Efectos del mar

Noticias en el peri√≥dico dec√≠an que el mar se hab√≠a llevado parte de las terrazas de los ¬ęchaletes¬Ľ situados sobre la mism√≠sima arena de la playa de Somo. Como no, eso hab√≠a que ir a verlo, pero lo mismo debi√≥ pensar un mont√≥n de gente porque aquello parec√≠a una romer√≠a. Desde luego, c√≥mo es el personal, c√≥mo le gusta el morbo y el desastre natural. Yo no, lo m√≠o es s√≥lo por dar constancia del hecho y hac√©rselo saber al mundo.
Efectos del mar en Somo I
En verano suelo ir bastante a esta playa y me qued√© alucinado pensando d√≥nde se habr√° ido la arena. Ese escal√≥n de casi un metro que se ve en la foto anterior no est√°, hasta ah√≠ ha llegado el mar y la arena se ha ido con √©l. Pero m√°s se nota en el otro lado de los chalets. ¬ŅVeis ese muro? La arena deber√≠a llegar hasta casi la mitad. Pero lo interesante est√° al fondo, en la escabechina que se atisba.
Efectos del mar en Somo IV
Fijaros la que les ha montado. El mar se les ha llevado las terrazas.
Efectos del mar en Somo II
Aquí más de cerca. Esto no lo hace ni una ola ni dos, pero ya se sabe que si algo tiene el mar es paciencia y constancia a la hora de reclamar lo que es suyo.
Efectos del mar en Somo V
Además de sin terrazas, algunas casas se han quedado sin las escaleras al piso de arriba. Va a ser bonito el asunto, saber si el seguro cubre estas cosas, si estaban legalmente ahí y si ahora Costas no pone mil y una pegas para reconstruirlos.
Efectos del mar en Somo III
Vi√©ndolo de cerca no me extra√Īa que pasara lo que pas√≥ porque como construcci√≥n no se aprecia excesivamente s√≥lida. Las terrazas estaban sobre una plancha de cemento de unos veinte cent√≠metros de grosor con esos muros de cemento longitudinales de un metro de alto, y todo colocado sobre la misma arena. Poca base parece para tanto peso.
Efectos del mar en Somo VI
En la zona de una rampa para coches el asunto a√ļn es peor, arena, m√°s arena y s√≥lo una cuarta de cemento. En esto estar√© poco puesto, pero me parece de todo menos seguro.
Efectos del mar en Somo VII
Finalizada la observaci√≥n y el reportaje fotogr√°fico de rigor aprovech√© la ausencia de lluvia para darme una vuelta por la playa al tiempo que un barco sal√≠a de puerto. Normalmente salen en direcci√≥n este, sobrepasan la isla de Mouro y viran hacia el norte como las rutas del ferry que muestra el Google Maps. Este segu√≠a derechito hacia el este sin virar, cuesti√≥n que dista mucho de ser recomendable dado que un par de kil√≥metros m√°s all√° est√° la isla de Santa Marina y su parte superior es de roca escasamente navegable. No s√©, no s√©, me parece que alguna pega hay con ese barco porque lo que hace es bastante raro, a ver si vengo a retratar chalets y acabo documentando un naufragio… pero no.
Saliendo de puerto
Paró el barco, viró en redondo y se dirigió lentamente a puerto de nuevo, coincidiendo en la ruta con otro barco grandote que a la altura de la Magdalena le pegó un adelantamiento por la derecha que ni Fernando Alonso metido a marinero. Debe ser bonito ir conduciendo un barco y ver aparecer de pronto por el retrovisor un mamotreto como éste. Y si vas navegando en un Optimist de la escuela de vela ya ni te cuento, como poco se te deben quedar los cataplines a la altura de la garganta.
Volviendo a puerto

6 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies