El inquisidor yacente

Vimos ya cómo el suelo de la iglesia de San Vicente de la Barquera estaba lleno de maderas cada una de las cuales es una tumba. Pero no son las únicas. En uno de los laterales está la Capilla de los Corro y dentro de ella destaca la tumba del inquisidor Antonio del Corro, con una estatua del citado personaje encima leyendo un libro por los siglos de los siglos con su perro a los pies.
Tumba del Inquisidor Corro
Hasta parece buena persona y todo, dedicado tranquila y pacíficamente a la lectura. Claro que si piensas en su profesión y que era de esos que se ganaba el condumio sacando confesiones con métodos tan poco ortodoxos como escasamente respetuosos con el reo, la verdad es que pierde muchos pero que muchos puntos en el ranking de persona con la que te irías a tomar unas cañas.

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR