El primer rayo

Una de las cosas que s√≠ echo de menos de mi ubicaci√≥n anterior es que traspasada la mitad de agosto, cuando se empieza a percibir que el verano se nos va, se montaban unas impresionantes tormentas de rayos y truenos en las monta√Īas portuguesas que ve√≠a desde mi casa. O ah√≠, o por la zona entre El Rosal y Bayona. Me pon√≠a en la ventana y ve√≠a docenas y docenas de rayos cruzar el horizonte de un lado al otro, im√°genes espectaculares de uno tras otro convirtiendo la noche en pleno d√≠a.

Aqu√≠, n√° de n√°. El primero que vi fue precisamente estando en Santander ciudad. Varias tiendas del centro hab√≠an organizado en mayo una ¬ęOpen Night¬Ľ desde las ocho de la tarde a las doce de la noche. A eso de las ocho menos un poquito empez√≥ a llover con ganas, alg√ļn rayo (el primero para mi), alg√ļn trueno y pasadas las doce fue calmando la cosa. Decirme si no es para pensar mal. Con la crisis que hay, qu√© poca consideraci√≥n tiene el tiempo meteorol√≥gico algunas veces.

Es más, si caerán pocos que hace unos días me pasé por San Vicente de la Barquera y la iglesia tiene un contador de rayos, como los faros.

¬ŅCu√°ntos marcaba? Cero, pero cero patatero. Ni uno para muestra. Tambi√©n puede ser que est√© estropeado, pero oye, se le ve tan nuevecito que no s√© yo.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies