Elogio del horizonte

Llegados a Gij√≥n es obligad√≠sima la visita al barrio de Cimadevilla. Con forma de peque√Īa pen√≠nsula redonda, es lo que podr√≠a considerarse el casco antiguo de la ciudad. Al final de todo est√° el Parque del cerro de Santa Catalina y en √©l destaca otro de esos mamotretos escult√≥ricos: el Elogio del Horizonte de Eduardo Chillida hecho en 1990.
Elogio del horizonte I
Pedazo trasto de hormig√≥n. Por su forma se podr√≠a decir que es una figura dando un abrazo, pero me gustar√≠a m√°s si estuviera dado la vuelta y abrazando al cant√°brico. Dicen que si te pones debajo se escucha el ruido del mar. Hombre, estando donde est√°, se escucha si te pones debajo, al lado, encima y a veinte metros…
Elogio del horizonte II
El entorno de la escultura es precioso. Acantilado, vistas a la bah√≠a de San Lorenzo, vistas al mar abierto y los restos de la fortificaci√≥n anexa a las bater√≠as de artiller√≠a que en su d√≠a defend√≠an la costa. Muchas, pero muchas cosas que ver. Cada vez que alguien va a Gij√≥n y no se pasa por aqu√≠, dios mata un gatito as√≠ que t√ļ sabr√°s si quieres perderte un lugar tan especial y ser c√≥mplice de que un gato se quede s√≥lo con seis vidas.
Elogio del horizonte III

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies