En recuerdo del ¬ęCabo Machichaco¬Ľ

All√° por finales del a√Īo 1893 atrac√≥ en el puerto de Santander el barco ¬ęCabo Machichaco¬Ľ, cargado de material vario as√≠ como cincuenta y una toneladas de dinamita, poca cosa, que curiosamente se les hab√≠a olvidado declarar al puerto, probablemente porque unas toneladas de dinamita abultan poco y es f√°cil que uno se olvide de ellas.

Por accidente el barco empez√≥ a arder y mientras se desarrollaban las tareas de extinci√≥n aquello se llen√≥ de curiosos. Con lo que les gusta a esta gente pasear y ver cosas, me imagino que llegar√≠an andando desde la Vega del Pas para echar una ojeada y de paso charlar un rato con el resto del personal. Las autoridades se enteraron del contenido real del barco pero no mandaron desalojar y acordonar la zona. Para qu√©, debieron pensar, si el santanderino no es especie en extinci√≥n y les privamos de un espect√°culo √ļnico. Claro, pas√≥ lo que ten√≠a que pasar, fuego m√°s unas toneladas de dinamita igual a explosi√≥n del cop√≥n, casas que se derrumban, elementos variados que salen volando, una ola gigante que arrastra la gente al mar, etc. Total, casi seiscientos muertos.

El gafe deb√≠a acompa√Īar al barco porque meses despu√©s, mientras intentaban recuperar los restos de dinamita hundidos en el fondo de la bah√≠a, una nueva explosi√≥n se llevaba por delante otros quince currantes. Solo falta que alguno de los tripulantes se fuera a vivir a Inglaterra y pidiera trabajo en el Titanic para acabar de rematar la faena. Pod√©is leer la historia completa en la entrada correspondiente de la Wikipedia, no os perd√°is aquello de ¬ęUn guardia encontr√≥ dos piernas sobre el tejado de un almac√©n de maderas, a una distancia de dos kil√≥metros¬Ľ que igual encontraron sin saberlo las piernas de Pinocho…

Tres a√Īos despu√©s inauguraron una estatua (o escultura) cerca del puerto dedicada a recordar la tragedia.

Una cruz, y una matrona en bronce que representa a la ciudad de Santander. Si llega a ser hoy en día veríamos trozos de hierro oxidado, palotes, bloques amorfos de granito y sabe dios qué más. Suerte que por aquella época se ve que eran poco dados a las modernidades exageradas.

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies