Huellas de paso

La pobre caja de madera situada en los Jardines de Pereda cada vez se va viendo más ajada y cascadita. Dado que el entretenimiento de no pocos niños (y no tan niños) es subirse encima y patalear, la superficie empieza a mostrar claramente las huellas de esa actividad.
Huellas de pasos I
Por un lado, por el otro, adiós a ese acabado brillante del barniz y va apareciendo el tono grisáceo sucio de la madera a la intemperie.
Huellas de pasos II
Además cuando llueve el efecto se magnifica y se ve aún más fea. A este paso no sé yo si sobrevivirá al invierno.
La caja mojada
Cosa curiosa que la deben haber bautizado y yo sin enterarme. Se llama Amparo, por si no lo sabíais…
Caja bautizada

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR