La tarjeta viajera

Como desde el √≥bito de mi querido Ford Focus uno ha quedado reducido al nivel de peat√≥n y me resisto duramente a abandonar tal condici√≥n tras comprobar el repunte de la econom√≠a familiar una vez eliminados gastos de gasoil, revisiones, cambios de aceite, reparaciones, seguro, impuestos, cambios de ruedas y no s√© cu√°ntas cosas m√°s, para favorecer la movilidad personal he tenido que adentrarme en el proceloso mundo de los transportes p√ļblicos. Lo que m√°s me interesa es poder acercarme al centro de Santander. Por donde yo vivo tan s√≥lo pasa un autob√ļs en esa direcci√≥n y a unos horarios un tanto desconcertantes. La estaci√≥n de tren m√°s cercana me queda relativamente lejos (cuarenta minutos andando). Una pena porque hay mayor frecuencia de viajes y me hac√≠a ilusi√≥n eso de andar de ac√° para all√° en el trenecito de Feve. As√≠ que todo es acostumbrarse, apuntarse a la moda del downshifting y a ir en el autob√ļs se ha dicho. Aqu√≠ quede para la posteridad la imagen de los primeros billetes de ida y vuelta que pagu√©.
Tickets de autob√ļs
Investigando me enteré que te puedes comprar una tarjeta de transportes. Cuesta 1,50 euros, es anaranjada y la puedes recargar de euros para que los viajes te salgan más baratos.
Tarjeta de transportes
Pens√© que el asunto ser√≠a como una tarjeta-monedero como la que usaba con los autobuses vigueses. La recargas con el dinero que quieras y vas gast√°ndolo seg√ļn hagas viajes. Pues no, aqu√≠ la cosa se complica pero bien. Dentro de la tarjeta hay tres ¬ęmonederos¬Ľ independientes. Hay varios sistemas de transporte: los buses urbanos (TUS), los buses interurbanos, el tren FEVE, las barcas que cruzan la bah√≠a (Pedre√Īeras) y los autobuses ALSA. Pues bien, puedes recargar los tres monederos de tu tarjeta con pasta para tres de estas cinco opciones de transporte. Esos monederos son independientes, si te quedas sin saldo en el de una empresa ya puedes tener un mill√≥n de euros en el de otra que no te sirve para nada. Si quieres usar un cuarto medio de transporte, pues mira, o te compras otra tarjeta y la recargas o te jodes… En el folleto de la tarjeta lo explican bastante bien, y como sistema de pago me parece una forma bastante original de putear al usuario, claro que peor es nada…
Folleto de las tarjetas
Y para finalizar, en las estaciones de autobuses hay maquinitas donde acercas tu tarjeta y te dice no sólo el saldo sino los movimientos habidos y por haber. Manda caray, qué bien organizadito, lástima de la tonterías eso de los tres monederos sino sería perfecto.
M√°quina de tarjetas

5 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies