Perder el nivel

¬ęPerder el nivel¬Ľ es conocido por mi, por mis allegados y no s√© si por alguien m√°s, como aquella situaci√≥n en la que tras la notable ingesta de l√≠quidos espirituosos de elevada graduaci√≥n, a uno le cuesta ciertos esfuerzos mantener la verticalidad habitual. Hace un par de s√°bados nos acercamos a Laredo para presenciar un evento relacionado con la desmedida afici√≥n de mi parienta a la ropa durante el cual, dado que tengo c√°mara y hago como si supiera usarla, fui esclavizado y obligado a realizar tareas de fot√≥grafo profesional cuando lo m√≠o es la foto dominguera, jocosa y sin ambiciones. All√° cada cual con la calidad que busque para sus reportajes, pero bueno, se hizo lo que se pudo y al final tan mal no sali√≥ (principalmente por lo impresionante de las modelos, yo s√≥lo apretaba un bot√≥n, que como todo el mundo sabe es lo √ļnico que hacen los fot√≥grafos).

El caso es que el evento finaliz√≥ a unas horas totalmente intempestivas, algo as√≠ como las tres y media de la tarde, con lo cual nos hac√≠amos a la idea que nos qued√°bamos sin comer o habr√≠a que hacerlo de sandwich, plato combinado o similares, que bueno, tampoco le vamos a hacer ascos pero para un domingo de lucimiento apetec√≠a darse un homenaje. Vimos abierto ¬ęCasa Cachup√≠n¬Ľ, preguntamos si est√°bamos a tiempo de comer y muy amablemente nos respondieron que mientras la cocina estuviera abierta, sin comer no quedar√≠amos. Comedor elegante, mesa muy bien puesta, atenci√≥n exquisita por parte de una camarera joven y amabil√≠sima, primer plato compuesto por una capa de rodajas de tomate, una capa de pimientos rojos, una capa de anchoas y aceite, m√°s simple imposible pero para chuparse los dedos. De segundo plato unas carrilleras es-pec-ta-cu-la-res, carne sabros√≠sima y blandita que casi se deshac√≠a al tocarla con el tenedor, patatas fritas y en una salsa como para empezar a mojar pan hoy y acabar ma√Īana. Flan de caf√© para rematar la faena y un cafecito. De todo esto nada se sube a la cabeza, quien si lo hizo fue la botella de Ribera del Duero que nos soplamos (porque comer as√≠ bebiendo agua deber√≠a ser motivo de excomuni√≥n) y gracias a lo cual a la hora de sacar foto del restaurante no me di cuenta que la casa, la calle y el resto del mundo se encontraban ligeramente inclinados, como se puede apreciar.

Lo curioso es que si todo esto lo pides seg√ļn carta se te va la comida a una pasta, pero ahora todos los restaurantes pr√°cticamente se est√°n apuntando a lo de los men√ļs a precio fijo y √©ste sal√≠a por veintid√≥s euros cada persona (en este caso m√°s el vino porque hab√≠a antojo y nos salimos del que estaba incluido). Dos horas, dos, de paseo por la playa de Laredo para recuperar las condiciones m√≠nimas y volver a ser persona…

6 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies