Se la tenía jurada

Un día cualquiera haciendo kilómetros por una carretera cualquiera aparece un pueblo llamado Castillo. Me paro a ver pero Castillo no hay, tan sólo una iglesia y una torre defensiva que sacaré otro día. Esta es la iglesia de San Pedro.
Iglesia de Castillo
Aspecto normal, nada especial que destacar así que me voy fijando en los detalles. El primero unas plantas que salen de un árbol. Son las famosas calas o lirios, cualquiera que las haya plantado en su jardín sabrá que son tan bonitas como prolíficas, brotan de cualquier sitio como se ve en la foto y si las dejas enseguida te invaden.
Calas en el √°rbol
Una lápida dedicada al bienhechor del pueblo, don Emilio de Alvear y Pedraja. Me huele que cuando la palme a mi no me van a dedicar una placa de estas, una porque estoy (casi) más pelao que una rata y así no hay quien se vuelva benefactor titulado y otra porque con una parienta con gustos itinerantes no paro lo suficiente en un destino como para dejar huella perenne.
Placa en la iglesia de Castillo
Canecillos en un alero, aunque estos no ense√Īan el culo, ni echan la lengua ni son tan simp√°ticos como otros que he visto.
Canecillos en un alero
La puerta principal de la iglesia no es el P√≥rtico de la Gloria pero bueno, hace el apa√Īo.
Puerta principal de la iglesia
Por otro lado encontramos una puerta m√°s moderna e impersonal. ¬ŅQu√© es eso que tiene escrito?
Puerta en la iglesia
Anda, mira, uno que se la ten√≠a jurada al cura y dej√≥ grabada su opini√≥n para la posteridad…
Grabado en la puerta

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies