Sólo queda uno ya

¿Un qué? ¿Uno de los inmortales? Pues no, esta vez hablamos de faros. Me quedaban por fotografiar sólo dos de los situados en Cantabria así que estas navidades pasadas nos fuimos un servidor como retratista y mi perro de fiel escudero a realizar la ruta que va del penal del Dueso al faro del Pescador, cerca de Santoña.

Desde la carretera que pasa por detrás del penal parte una pista asfaltada por la que está prohibida la circulación de coches. Una horita de camino y de pronto, en una parada descubro la inconfundible silueta del faro asomando al fondo. Foto al canto.
Faro del Pescador I
Tirando de zoom, segunda foto en la que se distingue mejor su situación sobre una de las puntas del acantilado.
Faro del Pescador II
Finaliza la pista, que no la ruta, justo delante del faro en su valla correspondiente, lejos han quedado aquellas épocas en que uno llegaba hasta la misma puerta, daba vueltas tranquilamente alrededor buscando el mejor ángulo para las fotos, echaba una ojeada a través de las ventanas y fisgoneaba con la sana costumbre de aprender algo más. Ahora todo son vallas, alarmas y videovigilancia, supongo que para evitar los robos.
Llegada al faro del Pescador
De cerca es un faro… como los otros faros. Sin nada especial que destacar. Casita, torre, lámpara gris, etc.
Faro del Pescador III
La lámpara también es normalita, pintada en gris y mostrando los estragos del ambiente salino. Digo yo que dentro de poco tocaría irle dando una manita de pintura antes de que el óxido se lo acabe por comer entero.
Faro del Pescador IV
Decía que justo delante del faro acababa la pista pero no la ruta porque por un lateral sigue un camino por la ladera a través del cual se puede llegar creo que al otro faro, el último que me falta, y a la parte superior del Buciero, que tal es el nombre de este monte. También se puede sacar alguna foto más y curioso, aquí sí que hay algo llamativo.
Faro del Pescador V
Se trata de un pequeño cubículo hecho de mi querido hierro oxidado y cristal, situado mitad dentro del recinto del faro y mitad fuera. En esa mitad exterior el suelo también parece de cristal así que supongo que será un mirador que le permite a uno sentirse flotando sobre el vacío del acantilado. Claro que a lo mejor el suelo no es de cristal, sino inexistente, y te permite mear con alegría monte abajo. Esto no pasa de ser una teoría que cojea por dos puntos. Por un lado la corriente ascendente que suele haber en estas zonas podría hacer que el chorrito amarillo volviera hacia su dueño, con el consiguiente desastre para vestimenta y dignidad. Por otro lado, obligaría a realizar también un aseo para señoras, porque francamente no las veo haciendo equilibrios sobre las barras de hierro.
Faro del Pescador VI
Intenté continuar la caminata por el sendero de la montaña pero aquello no paraba de subir y subir así que dejémoslo para otra ocasión y distribuimos los esfuerzos. El que se emocionó era mi perro, debe llevar sangre exploradora por dentro que es ver una ruta de montaña y corre que te corre monte arriba a ver qué descubre. Yo subiendo con la lengua fuera y él a galope tendido allá a lo lejos. Pero bueno, hacerlo volver no es nada que un par de galletas no puedan conseguir.

Iniciamos el camino de vuelta no sin bajar un poco por un camino para sacar la última imagen del faro a solas con su acantilado y el mar. Hale, misión cumplida, otro menos y en cuanto junte ganas para ir a cansarme gratis iré a retratar el que me falta, el faro del Caballo y sus tropecientos escalones.
Faro sobre el acantilado

5 comentarios Escribir un comentario

  1. Un ratito más y el faro del caballo. No tiene utilidad porque cuando yo fui podías subir arriba y no había ni bombilla! Pero seguramente te gustaría.

    Eso sí, 800 peldaños.

    Si te acercas a la ruta por su otra vertiente (por el paseo marítimo de santoña)las vistas son mucho más bonitas.

    Un saludo!

    • No sabía que hubiera poquita distancia, sino igual hasta me lo pensaba, lo que vi es que aquello empezaba a subir y subir con caminitos de tierra entre los árboles, llenos de estacas y cuerdas para agarrarte. Viendo el percal y que casi era la hora de comer, lo de comer es sagrado así que el faro se queda para otro día. Aprovecharé e iré por la parte del paseo como tenía pensado.

  2. Muy bonitas fotos y muy divertido leerte.

    Estuve el domingo pasado en Berria y, mientras estaba tumbada al sol, pensaba si los presos verían el mar, la playa y a la gente desde sus celdas …

    La grandiosidad del paisaje me tenía sobrecogida y embelesada pero no me impidió sentir un poco de tristeza al pensar en esa paradoja..

    Gracias.

    • Hola Ana, bienvenida! Para los presos no sé si será bueno o malo, por un lado malo porque tener todo eso al lado y no poder ni tocarlo debe ser frustrante, pero si sólo tuvieran vistas a un muro de hormigón seguro que era peor aún.

  3. Bueno, pues acabo de descubrir este Blog en busca de más datos sobre el Faro del Caballo, y me encuentro con tu fantástico post-relato. Y me alegro muchísimo, pues me ha encantado!
    Lástima que no decidieras seguir el impulso explorador de tu parrete y hubieras llegado al otro faro. Me hubiera encantado ver tus fotos, pues las del Pescador son espectaculares. No conocía el mirador ese, y mira que he ido veces!. Bueno, otra excusa para volver!
    Gracias por el paseo!

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR