Visita al castillo de Arg√ľeso (II)

Tras ver el castillo de Arg√ľeso por fuera nos dirigimos al interior, a echar una ojeadita de lo que tiene. M√°s o menos es como los castillos de siempre, salas grandes, escaleras, pasillos, otras salas habilitadas para actos:
Salón del castillo
Alguna reproducci√≥n de c√≥mo se viv√≠a por aquellas √©pocas: sin televisi√≥n, sin internet, sin m√≥viles, sin muebles de Ikea…
Rincón del castillo
Las dos torres del castillo son visitables, bajo una de las dos hay un hueco que se conserva tal y cómo lo encontraron. No es que sea como para pegar botes de alegría, pero algunas cosas interesantes tiene.
Estancia bajo las torres
Eso es el √ļnico trozo de madera original encontrado bajo los escombros durante la reconstrucci√≥n. Poco me parece para la cantidad de madera que suele haber en un castillo, se ve que debi√≥ venir de excursi√≥n un tropel de termitas vascas y se comieron toda la madera del castillo de una sola sentada dominguera.
Madera, huesos y g√°rgola
Restos de un esqueleto, no s√© si enterado o devorado por las termitas, que aunque comen madera a lo mejor prefirieron darle ¬ęsaborcillo¬Ľ con un humano.
Restos de huesos
También había una rueda de molino ligeramente hecha polvo. Esta no vuelve a moler un grano de trigo en la vida.
Piedra de molino rota
Aunque no lo parezca, estos son los restos de una gárgola que había en la pared exterior. También está bastante hecha polvo pero se distingue ligeramente el dibujo de la cara y un agujero para que corriera el agua.
G√°rgola hecha polvo
¬ŅQu√© c√≥mo s√© yo todo esto? Nada como leerse los cartelitos que ponen a nuestra disposici√≥n para aprender un mont√≥n de cosas.
Cartel explicativo
La gárgola debía ser prima de ésta otra en bastante mejor estado y que luce junto al tejado de una de las torres. Muy cuadradota, he de reconocer que me gustan más y adornan el triple las que representan figuras mitológicas.
G√°rgola cutre
Asom√°ndome a la ventana pude ver en el patio los restos de un enterramiento del a√Īo de la nana. Dentro del agujero hay un ataud de piedra sin sus huesos correspondientes, sabe dios donde estar√°n. Quiz√° a las termitas vascas les gust√≥ el asunto y se los llevaron para ir chupeteando en el viaje de vuelta.
Tumbas en el patio
Aunque se vea bastante mal, en la parte exterior de una ventana del castillo habían anidado una familia de cuervos. Me tuve que contener para no acercarme y pegarles un susto de cuidado. Uno, que es así de gamberro.
Cuervos anidados
Y menos mal que me contuve, porque fijaros qui√©n estaba en otra ventana por la parte de dentro. El mism√≠simo Pap√° Cuervo mir√°ndome fijamente y bien atento a mis movimientos. Anda que si llego a asustar a su prole no √≠bamos a echarnos unas buenas risas entre √©l y yo, √©l intentando sacarme alg√ļn ojo y yo intentando darle de lleno con la c√°mara fotogr√°fica, con un zapato, con la piedra de molino o con lo que primero tuviera a mano, que tras ver varias veces ¬ęLos p√°jaros¬Ľ de Alfred Hitchcock ya s√© como se las gastan los bichos estos.
Cuervo al acecho

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies