Visitando el MMC

Uno de esos días que la parienta estaba cansada y le apetecía quedar en casa a rascar la barriga, ocupación a la que le dedico la mayor parte de mi tiempo, opté por coger los bártulos e irme a visitar el Museo Marítimo del Cantábrico, o MMC para abreviar. Al llegar, la típica desgracia de siempre: no dejan sacar fotos más que a los acuarios y sin flash. Pues nada, ya que no dejan dentro, habrá que retratar el edificio desde fuera bien retratado por un lado, por el otro y por el centro.
Edificio del MMC I

Edificio del MMC III

Edificio del MMC II
Ya podían abrir un poco la mano con lo de las fotos, que la entrada no es precisamente barata (ocho euros) y por sacar unas fotos no le vamos a robar el alma a los bichos disecados que exponen. Si al final, buscando en internet encuentras fotos del interior por todos lados y hasta en la Wikipedia tienen fotos de los famosos esqueletos de ballena de la entrada.
Entrada al MMC
El museo est√° dividido en varias plantas. En la que entras puedes ver ese enorme esqueleto de ballena junto a otros algo m√°s peque√Īos. Un mont√≥n de exposiciones con asuntos de biolog√≠a y bicher√≠o diverso entre los que destaca la sardina de dos cabezas encontrada en 1913, algo que con lo de Fukushima ha perdido valor porque s√≥lo es cuesti√≥n de tiempo que empiecen a aparecer peces con tres ojos, pulpos con quince tent√°culos y camarones con dos colas.

La planta primera y la segunda est√° dedicada a otros temas del mar, la pesca, batallas mar√≠timas y maquetas de barcos. Arriba de todo hay un restaurante y una terraza desde la que divisar un buen panorama de los alrededores. Y en el s√≥tano est√°n los acuarios. Hay un mont√≥n de tama√Īo relativamente peque√Īo incrustados en las paredes.
Acuarios del MMC I
Ya que aquí se podían hacer fotos, pues nada, a desquitarme con los pececitos.
Acuarios del MMC II
La estrella de los acuarios es uno tama√Īo gigante, debe tener unos cinco metros de alto y quince de di√°metro, tiene incluso gradas desde donde ver c√≥mo un buzo nada entre los tiburones y alimenta al resto de peces.
Acuarios del MMC III
Por ahí por el medio está, rodeado de un montón de pececitos hambrientos con ganas de bocata.
Acuarios del MMC IV
Ampliando un poquito se le distingue mejor. Menos mal que los tiburones deben comer mejor y un rato antes, si no a ver quien es el guapo que se pone a discutir con ellos o les lleva la contraria.
Acuarios del MMC V
Aqu√≠ se ven peces de tama√Īo grande, pero no exagerado. Adem√°s de los tiburones flotaban por all√≠ dos o tres de un tama√Īo bestial, unos cacho bichos de un metro de largo. Como lo m√≠o es fijaci√≥n, cuando los ve√≠a pasar lo primero que me ven√≠a la cabeza era calcular para cu√°ntas raciones dar√≠an hechos al horno. Qu√© le vamos a hacer si uno va para tripero mayor del reino.

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies