A por el Tres Mares (II)

Primera actividad al llegar al aparcamiento del Tres Mares: echarle una buena ojeada al refugio que está allí al lado. Pelín ruinoso, pero qué le vamos a hacer. Este es el aspecto general.
Refugio en Tres Mares
A la izquierda una placa recuerda al ingeniero Evaristo Lavín del Noval, que ideó y realizó el refugio.
Placa en el refugio I
Si por fuera está algo dejado, por dentro no os quiero ni contar. Qué pena ver cómo la gente va arrasando por donde pasa.
Interior del refugio
Del otro lado hay varias placas: un escudo a la derecha, Santo Domingo de la Calzada y sus gallinas a la izquierda y una poesía de Gerardo Diego en el centro.
Otra placa en el refugio I
Este es el poema, creado por petición de Evaristo Lavín al propio Gerardo Diego en el verano de 1964 y grabado en una losa de la pared.
Otra placa en el refugio II
La segunda actividad a realizar desde aquí es subir esta primera colina situada tras el refugio porque allá en lo alto hay un monumento con una cruz.
Subida hasta la primera cruz
Pasito a pasito y sin prisa, que luego nos espera otra subida bastante más potente, acaba uno llegando hasta arriba para contemplar la cruz. ¿Porqué el fondo está blanco? Pues porque mientras subía llegó de pronto la niebla y donde antes había unas vistas impresionantes pasó a haber un manto blanco que no dejaba ver tres en un burro.
Cruz con niebla
La cruz también tiene su placa, pero entre el desgaste y los rayazos que le han hecho no se lee, hay que descifrarla. Pone “A Mariano García López, que esquía ahora en las altas cumbres de la eternidad. 11 de febrero de 1982”.
Placa de la cruz
Lo de la niebla fue alucinante. Mientras subía hacia la cruz fijaros cómo se puso la ladera justo detrás. Como si hubiera llegado una nube, se frenara y empezara a escurrir lentamente hacia la izquierda.
Llega la niebla I
Viendo hacia atrás, hacia el aparcamiento, el panorama era muy similar. Un nubarrón amenazando cubrirlo todo. Que te pase esto mientras vas de ruta por una montaña tiene que ser una risa de cuidado…
Llega la niebla II
Aproveché el móvil para sacar una panorámica de más de 180 grados desde la cruz, como siempre pinchar en ella para verla mucho más grande. El centro despejado y por los lados una niebla densa con ganas de chafarme las vistas y las fotos. Por suerte se contuvo y no fue así.
Panorámica con niebla por todos lados
Antes de finiquitar la entrada no quiero privarme de contaros porqué este pico se llama “Tres Mares”. Bueno, como la Wikipedia lo explica perfectamente vamos a copiar y pegar así me ahorro un trabajo…

“El pico Tres Mares es una montaña bastante particular, pues su ubicación geográfica en la divisoria de tres cuencas distintas lo convierte en la única montaña de España que vierte el agua de sus laderas hacia los tres mares que rodean a la Península: su ladera oeste vierte al Nansa, que desemboca en el mar Cantábrico; su ladera norte desagua a la cuenca del Híjar-Ebro, que desemboca en el Mediterráneo, y su cara sur vierte aguas al Pisuerga, que uniéndose al Duero desemboca en el Atlántico”.

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR