Cada maestrillo tiene su librillo

O por lo menos eso es lo que dice un famoso dicho. Cada uno hace las cosas como sabe, puede o mejor le conviene, sea maestro, alfarero, mec√°nico o camarero. Y a estos √ļltimos me voy a referir precisamente. Los hay que apuntan las cosas en una libreta, los hay que toman nota en un papel, los hay que tienen incluso una maquinita que manda √≥rdenes a la cocina. Llegados a Cannes, el centro del glamour, elegimos para comer un restaurante en pleno paseo mar√≠timo y cuando le decimos al camarero qu√© queremos, lo apunta en el mantel y se pira a la cocina para encargarlo. Me imaginen ustedes con (a√ļn m√°s) cara de tonto, pues as√≠ me qued√©.
Nota en restaurante de Cannes
Una vez pedimos, comimos y reposamos, llegó la hora de pagar. Satisfecho el trámite, el camarero arrancó ese trozo de mantel que falta para indicar que habíamos cumplido con la santa tradición de pagar lo que se debe y no escapar corriendo. Por supuesto foto al mantel para dejar constancia del hecho. De haberlo sabido antes, tras el postre le arranco un trozo y a mi demuéstreme que no he pagado.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies