Chocolate, churros y picatostes

Domingo ya oto√Īal, de vuelta de un recorrido monta√Īero qu√© mejor idea que pararse a tomar un chocolate con churros para recuperar energ√≠a y los kilos perdidos durante el ejercicio. La primera opci√≥n era parar en Li√©rganes pero me pasaron el chivatazo que el mejor chocolate de Cantabria lo pon√≠an en Limpias. Pues nada, eso hay que probarlo. All√° nos vamos, recorremos el pueblo en coche para ver qu√© tiene de inter√©s y francamente, salvo el parador y la iglesia no parece haber nada especialmente destacado, de todas formas prometo volver otro d√≠a a echar una ojeada m√°s en serio a ver si se me ha quedado algo atr√°s.

Tomando un desv√≠o se llega a la iglesia donde est√° el Santo Cristo de Limpias, famoso en el mundo entero porque la estatua de Cristo transpiraba, mov√≠a los ojos, la boca y hasta sangraba por las heridas. Si no me cre√©is, leer aqu√≠ la historia que bien clarito lo dice. Como se entere Iker Jim√©nez, el de ¬ęCuarto Milenio¬Ľ, lo ten√©is comiendo chocolate con churros ah√≠ un d√≠a s√≠ y otro tambi√©n hasta que averig√ľe el misterio.
Iglesia de Limpias
A ladito de la iglesia hay un par de bares donde ponen el chocolate. Antes eran tres pero uno estaba cerrado y con aspecto de no volver a reabrir. Los dos que quedan son el ¬ęBar Hermi¬Ľ al lado de la carretera…
Bar Hermi
…y el ¬ęRestaurante Piedra¬Ľ, en una placita m√°s interior. En este precisamente nos quedamos, no por nada en especial, s√≥lo porque no nos apetec√≠a estar al lado de la carretera con los coches pasando. Claro que en la terraza del otro hab√≠a una recua de mam√°s con ni√Īos asilvestrados, pegando berridos y montando expolio mientras ellas le daban a la ch√°chara as√≠ que no s√© yo que ser√≠a mejor.
Restaurante Piedra
Salvo ese detalle, se estaba de f√°bula. Buena temperatura, sentaditos tras una jornada de monte arriba y monte abajo, relax, ¬°y de pronto nos llega todo este material!
Chocolate, churros y picatostes
Madre m√≠a qu√© bueno estaba el chocolate. Y los churros tambi√©n. Y los picatostes. Al pedirlos pens√© que ser√≠an trozos de pan frito, como suele hacerse para la sopa, pero de eso nada. Aqu√≠ los picatostes son como una mezcla entre torrijas y leche frita, el interior es cremoso, suave y estaban de miedo. Acompa√Īado todo de una jarra de agua para quitar despu√©s la sed. ¬ŅDe precio? Cuatro euros por raci√≥n, esto que v√©is encima de la mesa, ocho euros, que no est√° mal. Definitivamente, apuntamos el pueblo en la libretilla de los destinos a volver muchas veces.

13 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies