Chocolate, churros y picatostes

Domingo ya otoñal, de vuelta de un recorrido montañero qué mejor idea que pararse a tomar un chocolate con churros para recuperar energía y los kilos perdidos durante el ejercicio. La primera opción era parar en Liérganes pero me pasaron el chivatazo que el mejor chocolate de Cantabria lo ponían en Limpias. Pues nada, eso hay que probarlo. Allá nos vamos, recorremos el pueblo en coche para ver qué tiene de interés y francamente, salvo el parador y la iglesia no parece haber nada especialmente destacado, de todas formas prometo volver otro día a echar una ojeada más en serio a ver si se me ha quedado algo atrás.

Tomando un desvío se llega a la iglesia donde está el Santo Cristo de Limpias, famoso en el mundo entero porque la estatua de Cristo transpiraba, movía los ojos, la boca y hasta sangraba por las heridas. Si no me creéis, leer aquí la historia que bien clarito lo dice. Como se entere Iker Jiménez, el de “Cuarto Milenio”, lo tenéis comiendo chocolate con churros ahí un día sí y otro también hasta que averigüe el misterio.
Iglesia de Limpias
A ladito de la iglesia hay un par de bares donde ponen el chocolate. Antes eran tres pero uno estaba cerrado y con aspecto de no volver a reabrir. Los dos que quedan son el “Bar Hermi” al lado de la carretera…
Bar Hermi
…y el “Restaurante Piedra”, en una placita más interior. En este precisamente nos quedamos, no por nada en especial, sólo porque no nos apetecía estar al lado de la carretera con los coches pasando. Claro que en la terraza del otro había una recua de mamás con niños asilvestrados, pegando berridos y montando expolio mientras ellas le daban a la cháchara así que no sé yo que sería mejor.
Restaurante Piedra
Salvo ese detalle, se estaba de fábula. Buena temperatura, sentaditos tras una jornada de monte arriba y monte abajo, relax, ¡y de pronto nos llega todo este material!
Chocolate, churros y picatostes
Madre mía qué bueno estaba el chocolate. Y los churros también. Y los picatostes. Al pedirlos pensé que serían trozos de pan frito, como suele hacerse para la sopa, pero de eso nada. Aquí los picatostes son como una mezcla entre torrijas y leche frita, el interior es cremoso, suave y estaban de miedo. Acompañado todo de una jarra de agua para quitar después la sed. ¿De precio? Cuatro euros por ración, esto que véis encima de la mesa, ocho euros, que no está mal. Definitivamente, apuntamos el pueblo en la libretilla de los destinos a volver muchas veces.

12 comentarios Escribir un comentario

  1. Pues entre la carretera nacional y la ría hay un paseo marítimo peatonal de 1 km. que merece mucho la pena, con vistas estupendas a la ría. Empieza en un parque al que se accede desde la carretera, poco después de la glorieta de entrada, y acaba en el puente en el centro del pueblo. Y me apunto lo del chocolate con churros, que allí no lo he probado.

    • Bueno es saberlo para cuando me pase por allí, esta vez casi no vi nada porque con lo del cambio de hora prácticamente ya era noche cuando llegamos y no se distinguía nada más allá de lo que había justo al ladito de la carretera, pero viendo la zona con el Google Maps la cosa promete y esa CA-258 hay que recorrerla porque promete buenas vistas.

      • En tu próxima visita, pregunta por la torre del reloj. Entras por el acueducto y en el alto aparcas junto a una casa en ruinas y una urbanización, terminada esta tienes una entrada hacia la izquierda, subes la ladera y comprobaras que merece la pena subir. Hasta hace unos años estaba totalmente cubierta por la maleza y muy pocas personas sabían de su existencia.

        • Hola Carlos, bienvenido! ¿Te refieres a una torre situada en lo alto de un monte frente a donde se aparca para ir a la zona de cafeterías del chocolate con churros? Si es esa ya la tengo retratada, aunque de lejos. Intenté acercarme un día y no encontré el camino (salvo la subida monte a través, que no tenía muchas ganas). Me lo apunto para la siguiente visita a Limpias. 🙂

  2. Hoy mismo me pasé por ese paseo peatonal. Anda que si me llegas a decir todo lo que tienen allí plantado procedente de la marina hubiera pasado al día siguiente del comentario… menudo sorpresón. 🙂

  3. Pesima atencion en el restaurante la piedra el que servia la mesa se cagaba en dios cada vez que pasaba por la mesa eramos 13 y nos dieron 15′ para tomar el chocolate y churros

    • Vaya… pues ya lo siento, Raquel. Las veces que fui siempre me atendieron bien, he visto mesas con bastante gente (incluso niños) y nunca noté nada raro. ¿Pero así por las buenas? ¿Era hora de cerrar o pasaba algo raro? 🙁

  4. Vaya pinta que tiene todo.
    Cuando volvamos por Cantabria iremos a tomarnos unos chocolates con churros y picatostes porque me ha dado una envidia terrible y visitaremos frías que debe ser interesante.

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR