Comparaciones

Pegamos otra vez un salto espacio-temporal dejando la mudanza de lado para comentar que una vez establecidos toca, como es evidente, ir conociendo la zona. Y también toca, como es inevitable, establecer las comparaciones entre lo que teníamos y lo que ahora tenemos, cómo vivíamos frente a cómo vivimos o los usos y costumbres gallegos frente a los usos y costumbres cántabros. En unas cosas ganamos, en otras cosas perdimos, aunque si os he de ser sincero, la impresión por el momento es que hemos perdido poco y ganado mucho. Y si es en cuestión helados, ni os cuento. Lo reconozco, para mi son una perdición, me encantan. En Vigo son caros, un helado de dos bolas lo recuerdo a 2,20-2,50 euros. Mis favoritos eran los de la Heladería Gamela, en el paseo marítimo de Bayona. Grandotes, artesanos, sabores variados, creo recordar que dos bolas eran también dos veinte o dos euros y medio. Aquí, por dos euros te llevas ésto:

Venga, a lo bestia, mientras quepa y no se caiga al suelo seguimos echando. Una vez lo pagas tienes que empezar a hacer maniobras para evitar que aquello se escurra y caiga por todos lados. Con el oto√Īo este tan at√≠pico que est√° haciendo ya os pod√©is imaginar, nos pusimos morados…

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies