Con el santo de cara

Es de lo m√°s habitual que nos vayamos a dar una vuelta por el mundo adelante y acabe llegando a cualquier lugar de inter√©s a horas en que est√° todo cerrado, en d√≠as que no abren o justo el √ļnico d√≠a que se han tomado libre de los √ļltimos cinco a√Īos. En cambio a principios de mes retomamos la ruta por el valle del Nansa, aquella interrumpida bruscamente por un cascotazo en el coche, fuimos haciendo curvas aqu√≠ y all√° hasta llegar a una se√Īal que indicaba el camino hacia las cuevas de El Soplao. Anda, mira, vamos a echar una ojeada que es aquello de all√≠ arriba.
Conjunto de El Soplao
Un par de veces había visto en internet la posibilidad de reservar, un par de veces puede comprobar lo demandadas que estaban esas visitas así que ni por asomo pretendía entrar hoy, tan sólo echar una ojeada a los alrededores, ver las instalaciones y si la visita realmente merecía la pena. Este es el edificio principal, con entrada a las cuevas, mirador y restaurante. El exterior es casi todo de cristal o de hierro oxidado, qué bonito, mi material favorito.
Edificio de El Soplao
Como igual de oxidado está el pirulo picudo con el anillo de los nibelungos que tienen a la entrada del recinto. Espero que la capa de óxido sea sólo superficial, porque si se carcome la base del poste y el poste atina a caer sobre alguien, es probable que tenga dolor de cabeza una larga temporada.
Sede de Turismo Aventura
De los nibelungos no debe ser el anillo porque pone ¬ęEl Soplao¬Ľ embutido en su per√≠metro. Quiz√° sea de alg√ļn nibelungo que vino por aqu√≠ de turismo, le gustaron las cuevas y se hizo un anillo conmemorativo.
Anillo de El Soplao
Tras media hora zascandileando por el exterior, el mirador, el restaurante, la tienda de souvenirs y visitado el meadero para aligerar aguas menores, me acerqu√© a coger un folleto en las taquillas. Que curioso, no figura el horario en el folleto. Me acerco a la taquillera y le pregunto en qu√© horas se puede visitar la cueva. Me responde que o bien dentro de diez minutos o bien a las tres de la tarde. ¬ŅC√≥morrlll? ¬ŅQue hay sitio para visitarlas dentro de diez minutos? Esto s√≠ que es tener el santo de cara por una vez en la vida. Me ponga dos entradas inmediatamente que all√° vamos. Doce euritos por persona, como sea un bluff me voy a pasar la tarde cag√°ndome en San Pito Pato y en toda su parentela, que no est√°n los tiempos para tirar el dinero viendo chorradas pudi√©ndolo emplear en otras cosas mucho m√°s importantes.
Entradas para El Soplao
El resto del proceso es simple. Entras, cruzas un t√ļnel y llegas a un trenecito. Subes a un vag√≥n junto con otro mont√≥n de gente, arrancan cuesta abajo y pegando botes vas hacia la puerta de un t√ļnel…
Trenecito a la mina
…que es este de aqu√≠. Antes de ser una cueva visitable, El Soplao eran unas minas de zinc y plomo. Hab√≠a siete t√ļneles horizontales cada uno a una profundidad diferente. Excavando el segundo t√ļnel de pronto la pared se derrumb√≥ y apareci√≥ la cueva propiamente dicha. Por la diferencia de presi√≥n, el aire acumulado en ella fue saliendo por el t√ļnel de la mina y eso es lo que se llama un ¬ęSoplao¬Ľ.
Entrada a la mina
Quien quiera conocer la interesante historia de estas minas, puede hacerlo aqu√≠. Segu√≠amos avanzando con el trenecito y venga foto conmemorativa del interior del t√ļnel. Unos metros m√°s adelante par√≥, bajamos y comenzamos un recorrido de un kil√≥metro a pie viendo galer√≠as, estalactitas, estalagmitas, lagos y mucho m√°s de lo que evidentemente no hay fotos porque no permiten ni c√°maras, ni video, ni m√≥viles, ni nada de nada. Luego echas una ojeada a las im√°genes de Google e internet est√° plagado de fotos de la cueva, Hay que jorobarse, aqu√≠ sac√≥ fotos todo el mundo menos yo…
Dentro de la mina
Pero bueno, se disfrutó cantidad. Merecieron la pena esos doce euros. Algunas salas y algunas formaciones de la cueva me dejaron con la boca abierta, como también lo hicieron algunas de las obras de arte que se pueden observar en el exterior del recinto. Por ejemplo este huevo cósmico sobre pared de unos dos metros de alto por cuatro de ancho. Sin palabras me he quedado. Estoy que no duermo desde entonces.
Huevo cósmico

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies