De visita por Ampuero (II)

De mi pase por Ampuero se me quedó una segunda entrada en el tintero (toma pareado), pero palabra que voy a tener que hacer un ejercicio de relleno porque siendo sincero, tampoco encontré tanta cosa que comentar. Habría que ir en Septiembre, con los encierros seguramente haya mil veces más ambiente porque lo que es a 27 de diciembre os garantizo que estaba un poco desangelado y menos mal que de chiripa no hacía frío.

Otra ojeadita a la Plaza Mayor. A mano derecha la terracita donde nos tomamos el cafecito me√≥n, ese tipico caf√© que te tomas por compromiso para aprovechar y cambiarle el agua al canario. Conste que yo no tendr√≠a mucho problema, me buscar√≠a un buz√≥n de correos, un portal oscuro, un transformador el√©ctrico y r√°pidamente aliviaba la presi√≥n de la vejiga, pero claro, la do√Īa es mucho m√°s fina y poco dada a tener que salir corriendo perseguida por el leg√≠timo due√Īo del portal de ah√≠ la paradita en el bar. No hay mal que por bien no venga, porque gracias a eso descubr√≠ el famoso extintor estucado.
Plaza Mayor
Una caminata por el casco antiguo. Si por aquí montan unos encierros y van corriendo por estas callejuelas adoquinadas delante de unos bichos de quinientos y pico kilos armados con cuernos de considerables dimensiones, a la gente de Ampuero va a ser mejor no cabrearla porque menudos huevos deben tener.
Callejuelas de Ampuero
Llegamos a la iglesia del pueblo cruzando un peque√Īo puente sobre el r√≠o. Tampoco es que sea muy espectacular.
Iglesia de Ampuero
Lo realmente llamativo es el desgaste de la piedra, bastante carcomida y con pinta de irse cayendo a pedacitos. A lo mejor se hizo gracias a un PlanE medieval y a cuenta del tema el constructor se lo llev√≥ crudo para casita, quien sabe, igual el Lazarillo en sus aventuras fue dejando franquicias por Espa√Īa adelante y as√≠ ahora nos va como nos va.
Puerta de la iglesia
Finalizo con el monumento que más me gustó. Justo al lado del puente donde cruzamos el río camino de la iglesia de la foto anterior, descansa hermosa una rana verde sobre su pedestal convertido en fuente.
Fuente de la rana I
A juzgar por el pitorro en la boca de la rana, probablemente en su d√≠a el propio batracio fuera la fuente en s√≠, algo bastante m√°s decorativo. Y qu√© l√°stima no haberme llevado el rotulador gordo, si no en estos momentos estar√≠amos hablando de la ¬ęfuente de la rana bizca de Ampuero¬Ľ, ¬Ņno me dig√°is que no lo pide a gritos?
Fuente de la rana II

1 comentario Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies