Destrozos en Zarauz

Uno es como el rabo de una lagartija, llegado un fin de semana de tiempo estable no paramos de movernos. Da igual norte que sur, este que oeste, nos montamos en el coche y acabamos en alg√ļn lugar alejado del lugar de residencia habitual por algo eso de viajar y recorrer kil√≥metros es uno de nuestras mayores diversiones hasta que acaben poniendo peajes tambi√©n en las autov√≠as, carreteras nacionales y hasta caminos de cabras, algo que hace tiempo parec√≠a alejad√≠simo pero que tristemente ya veo en el horizonte. Son esas cosas que pasan cuando los encargados de manejar el dinero p√ļblico desconocen la palabra optimizar, siguen tirando el dinero manteniendo estructuras obsoletas y parasitarias, desplumando al resto del pueblo con nuevas tasas por todo lo imaginable as√≠ como subidas reiteradas de impuestos hasta que anda uno con la lengua fuera viviendo para pagar. Pero tranquilos, que mientras haya f√ļtbol aqu√≠ no pasa nada…

Bien, una vez concluido el mitin aclarar que esta vez acabamos en Zarauz, algo m√°s que a medio camino entre Bilbao y San Sebasti√°n. Ten√≠a ganas de pasar por all√≠ por lo que me hab√≠an contado pero, francamente y sin que nadie se me ofenda, aquello me pareci√≥ un bluff total. Una especie de Bayona en Galicia, un Laredo c√°ntabro, poca cosa para lo que me imaginaba. Una ciudad, unos cu√°ntos edificios llamativos, el restaurante de Karlos Argui√Īano y un paseo mar√≠timo, poco m√°s. Eso s√≠, los temporales de febrero tambi√©n hab√≠an hecho mella en el paseo, los edificios de primera l√≠nea de playa a√ļn luc√≠an las ¬ęheridas de guerra¬Ľ y un agujero enorme daba fe de la violencia empleada por el mar cuando se cabrea.
Agujero en el paseo marítimo de Zarauz I
Muro, suelo, todo abajo y unas vallas rode√°ndolo no vaya a ser que alg√ļn curioso acabe peg√°ndose el casta√Īazo, que de todo hay en la vi√Īa del se√Īor.
Agujero en el paseo marítimo de Zarauz II
Si yo fuera el mar habría apuntado un poco más hacia la izquierda para hacer blanco en la pedazo estatua que había en el paseo, fijaros qué cosa.
Decoración en el paseo marítimo de Zarauz
Y no era la √ļnica, hab√≠a unas cu√°ntas distribuidas a pie de playa cada una con su cartelito explicativo. Esta en concreto se llama ¬ęZarauzko Dama¬Ľ. Por el nombre, si lo que pretendr√≠a era representar a una mujer he de decir que desde Guetaria (a unos cinco kil√≥metros), s√≠, se parece mucho.
Placa de la estatua
Ya que hablamos de Guetaria, la carretera que all√≠ conduce desde Zarauz es bastante curiosa, todo el rato a la orilla del mar y con varios t√ļneles, aunque s√≥lo uno de los carriles atraviesa el t√ļnel y el otro va por el exterior, debe ser que reformaron la carretera y en vez de agrandar el agujero optaron por una soluci√≥n mixta.
Carretera a Guetaria
Decisi√≥n interesante y llamativa a nivel est√©tico pero dudosa y poco pr√°ctica en cuesti√≥n de temporales, a juzgar por c√≥mo hab√≠a quedado la carretera tras la sucesi√≥n de mal tiempo de febrero. Adi√≥s a la carretera y circulaci√≥n alternada por el t√ļnel, que al estar hecho de roca pura y dura resisti√≥ como un campe√≥n todas las tormentas habidas y por haber.
Roto en la carretera

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies