Dos cosas a la vez

Dicen que los hombres no sabemos hacer dos cosas a la vez. En cierto modo es verdad, en cierto modo es falso. Por ejemplo, puedo estar en la cocina cortando lechuga con mi cuchillo favorito y de cháchara con la parienta (sí, ya sé que es un poco aparatoso, pero me encantan los cuchillos grandes en la cocina y si es posible afilarlos al nivel bisturí).
Mi cuchillo favorito
Lo que no podemos es atender a tres cosas a la vez. Parienta, cuchillo, dedo por medio, al final no le hice caso a éste último y aquí están los resultados, un poco más y comemos bictec de cosecha propia. Suerte que no hice la “mili”… si llegan a poner a mi alcance cuchillos, pistolas y fusiles mejor ni imaginarse los resultados. Y si me llega a tocar en artillería, apaga y vámonos.
Dedo rebanado
Así que si estos días van entradas breves con alguna pifia ortográfica de más les ruego me perdonen, es que resulta complicado esto de escibir con un dedo vendado a lo momia que cada vez que lo acercas a un teclado pulsa tres teclas a la vez.

2 comentarios Escribir un comentario

    • Perdón por el retraso, es que andaba de puente por el suroeste francés y aproveché para desconectar del todo… 🙂

      Efectivamente, va curando, aunque está en esa fase que todo parece ir directo a él. Tropiezas con algo ¿y qué dedo apoyas el primero? Ese. Se me cae algo, echo la mano para cogerlo ¿y en qué dedo toca primero lo que cae? En ese… 😉

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR