El balneario de Alceda

Mientras cruzábamos el pueblo con olor a sobao, me desvié un poco a mano izquierda porque recordaba que por allí había un balneario de esos “con historia”. Es el Balneario de Alceda, un edificio del año catapum con su hotel adosado. Según parece aquí está el manantial termal más grande de Europa del que salen cada día más de tres millones de litros de agua a casi veintisiete grados. Lo ideal para meterte en una piscina y olvidarte del resto del mundo.
Balneario de Ontaneda
El edificio del hotel se nota más moderno, fue hecho desde cero en los años ochenta. En cambio la puerta de entrada estilo antiguo y el balneario parece ser que se conservan tal y cómo eran desde su construcción. No lo vi por dentro porque ese día no quería pararme mucho, no en vano nos esperaban el río Rudrón y Sargentes de la Lora, pero es una buena razón para acercarse otro día y echar una ojeada al interior.
Puerta del balneario
De la puerta de entrada destacan también esos círculos que nos muestran imágenes variadas referentes a la época. En estos se puede ver creo que a Alfonso XIII y su mujer por un lado y la Exposición Hispano-Francesa de Zaragoza 1908 en el de la derecha.
Escudos en la pared I
Otra con Colón a la izquierda y un escudo conmemorativo del cuarto descubrimiento de América, que si no me equivoco fue en 1892. ¿Llevará este escudo ahí desde ese año? Podría ser.
Escudos en la pared II
Un par más, que parecen dedicados al año 1897. A la izquierda conmemorativa del jubileo de diamante de la Reina Victoria de Inglaterra, a la derecha algo de la república francesa que hace referencia a una exposición internacional y a un sitio al que le tengo ganas: Arcachon, su famosísima bahía, con la duna gigante y sus ostras.
Escudos en la pared III
Frente al hotel y dentro de sus terrenos se veía otra cosa que me llenaba el ojo cantidad, un parque de entretenimiento adosado a los árboles, con sus plataformas y sus lianas, el lugar ideal para sentirse Tarzán por un día. Otra razón más para dejarse caer por aquí otro fin de semana y, a ser posible, intentar no dejarse caer del árbol haciendo el mono que puede ser malo para la salud.
Parque de juegos

2 comentarios Escribir un comentario

    • Esta vez no nos paramos mucho porque teníamos un día completito, lo justo para conocer el lugar y sacar unas cuántas fotos. Pero habiendo visto cómo es y sabiendo mi querencia por todo lo que sea chapuzar en agua calentita, esto hay que probarlo sí o sí. 🙂

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR