El faro de lejos

Hace no mucho me enteré que justo al salir de Cantabria está el faro de San Emeterio. Conocida mi afición a fotografiar faros, lo puse entre los primeritos en la lista de destinos pendientes y tocó este fin de semana pasado, aunque la verdad, si no hubiera ido habría sido casi igual.
Faro de San Emeterio a lo lejos I
Desde un mirador tuve la primera vista del faro. Cambio de objetivo para ampliar un poco más. Faro en costa abrupta rodeado de acantilados, la cosa promete.
Faro de San Emeterio a lo lejos II
Promete… hasta que llegas al portalón de entrada y te lo encuentras cerrado a cal y canto.
Verja a la entrada del faro
Por si acaso te entraran ganas de pasar apelando al “artículo 33” (el “porque me da la gana”), lo del perro peligroso ya deja claro que entrar entrarás, pero salir no sé si saldrás.
Prohibido el paso al faro
Total, que sin poder cruzar el portal, sin poder bordear el faro debido al bosque tupido y lleno de tojos que lo rodea, esto es lo máximo que vi. Luego seguimos nuestro camino y tampoco vi cómo fotografiarlo desde la costa cercana… está visto que dentro de poco la única manera será comprarse un dron y retratar faros desde lo alto.
Entrada al faro

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR