El topo hiperactivo

Y ya de paso, comentar que por un parque bastante majo al lado de la playa de San Juan de la Canal había pasado un topo con hiperactividad. O eso, o le habían vertido encima una lata de RedBull y se había revolucionado de más, porque menuda escabechina montó en el césped. Se ve perfectamente la ruta que fue siguiendo por todas las veces que salió a echar una ojeada fuera, y a montículo por ojeada, el resultado es el césped hecho una porquería.
Las huellas del topo
Insisto, ya tuve una vez un topo en mi jardín y es un sinvivir. Además los muy cabrones hacen horas extras por la noche, así que cada día al levantarme y echar la primera ojeada afuera me quedaba casi sin respiración del susto. Montones de galerías, montículos, plantas con las raíces comidas y el muy cabrito no caía en ninguna de las trampas variadas que le puse. Pude por fin descansar cuando salió a darse un garbeo a plena luz del día y se encontró frente a frente con mis perros. Pasé de tener un topo a tener dos medios topos, pero bueno, los medios topos os puedo asegurar que no son para nada perjudiciales ni hacen en el jardín lo mismo que los topos enteros.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies