Entretenido con los canecillos (I)

Y no me refiero a lo bien que me lo paso yendo por ah√≠ de paseo con mis perros, esto va sobre una visita a un pueblo llamado Cervatos que es conocido por dos cosas. Una, la colegiata, que viene siendo esta iglesia situada en lo alto del pueblo. ¬ŅY qu√© tiene de especial?
Colegiata de Cervatos I
Pues una serie de ¬ęcanecillos¬Ľ de un estilo inconfundiblemente er√≥tico a cada cual m√°s curioso. El primero, aunque hecho polvo se distingue de sobra.
Canecillos de Cervatos I
Este otro, en la parte superior de una columna, tampoco deja el menor lugar a dudas.
Canecillos de Cervatos II
En la cornisa del techo más de lo mismo, pero a mogollón, uno tras otro.
Canecillos de Cervatos III
Aqu√≠ mas cerquita. Lo dicho, sobran las explicaciones y llama la atenci√≥n c√≥mo est√° la iglesia llenita hasta los topes de esculturas as√≠, cosa rara que no las hayan quitado, tapado o disimulado con un bloque de cemento conociendo c√≥mo son sus due√Īos y moradores.
Canecillos de Cervatos IV
Por desgracia, Cervatos tambi√©n es conocido porque all√≠ act√ļa un envenenador de perros. El muy cabronazo se ha cargado adrede m√°s de cincuenta perros, ojal√° la benem√©rita lo trinque y encierre por un buen periodo de tiempo o, en su defecto, el karma le haga confundir la botella de agua con la de lej√≠a y pruebe su misma medicina. Evidentemente, sabiendo la historia y por la cuenta que me trae, cuando pas√© por aqu√≠ mis perros ni se bajaron del coche.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies