Escaleras a ninguna parte

Cuando cruza uno el arco de piedra por el que se accede a la iglesia y faro de Castro Urdiales, girando la vista hacia el mar aparece un cacho piedro saliendo del mar (bueno, en realidad son dos) que sirvieron a su vez para ahorrarse unos metros de muro en el espigón del puerto. Dos cosas, dos, me llamaban la atención. La primera es la existencia de una construcción cuadrada en lo alto de la roca de la derecha. No sé por donde se llegaría, porque no se ve acceso alguno y evidentemente no me puse a demostrar mis nulas dotes de escalador porque con la parienta al lado me iban a caer collejas hasta en el carnet de identidad.
Escaleras a ninguna parte I
La otra curiosidad son las escaleras que se ven en la roca de la izquierda, algo que pongo m√°s ampliado para mejorar la ¬ęexperiencia visual del usuario¬Ľ (que fino, ya hablo como en los anuncios de la publicidad). No tienen conexi√≥n por abajo, suben y llegan a ninguna parte. Mira qu√© es raro.
Escaleras a ninguna parte II
Viendo el conjunto de las dos rocas ni sé si es que luego había un tramo de puente que llevaba de una roca a la otra, si estarían unidas por un arco de piedra natural o si en lo alto de las escaleras había una catapulta que te mandaba de un salto hasta la otra piedra. Si alguien lo sabe, se agradecen colaboraciones.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies