La sombra del acueducto

De cuándo en cuándo, sibilinamente, voy soltando alguna de Segovia y así, además de variar, me quito de encima poco a poco todo el material que tengo acumulado de aquel viaje. Hablar de Segovia tendría que ser hablar del acueducto en primer lugar, pero claro, como uno es así de especial casi ni lo había mencionado. Ya sabía que era muy bonito, muy espectacular, pero me encantó cómo vas andando por la parte del casco viejo desde la plaza mayor y la catedral, de pronto te asomas a un mirador y aparece así, justo delante de las narices.
Acueducto de Segovia I
Moviéndose al otro lado del mirador, se puede ver parte de la ciudad y las tremendas sombras proyectadas. Eso que se ve en el centro no son pasos de cebra gigantes, es la sombra alargadísima que el sol del invierno proyecta a través de los ojos del acueducto.
La sombra del acueducto
Bajamos unas escaleritas y del mirador pasamos al pie del monumento. Esa casita que hay justo enfrente, la que tiene una parte de la fachada blanca, es el asador Cándido. Allí recuerdo ver hacer el famoso cochinillo asado segoviano y lo cortaban a cascotazos con un plato, aunque no sé si será el mejor sitio para comerlo. Donde hay tanto teatro y tanta fama, siempre me da por desconfiar.
Acueducto de Segovia II
Por √ļltimo, ya camino del coche, una √ļltima vista atr√°s para comprobar lo bien que se integran ciudad y acueducto. Una calle, unas casas y al fondo el monumento para rellenar las vistas. A ver si la pr√≥xima vez que vaya me coincide pasar all√≠ la noche para sacar unas cu√°ntas nocturnas porque el asunto promete.
Acueducto de Segovia III

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies