Pagar por mirar

Desgraciadamente, es hacia donde nos dirigimos en casi todos los ámbitos de la vida, pagar hasta por mirar. Monumentos, catedrales, museos, dentro de poco llegarán los pagos en las autovías, habrá playas privadas que sólo podrás pisar aflojando la cartera y un largo etcétera. Vean ustedes un ejemplo. Donde antes se podía pasar a echar una ojeda y sacarse una foto con la estatua de Gaudí, ahora hay esto.
Carteles en el Capricho de Gaudi
Cinco euritos por echarle una miradita al edificio y a los jardines. A su lado está el Palacio de Sobrellano, que habiendo mucho más que ver cobra sólo tres euros. A veces le comento a la parienta que en este país al turista no se le ve como una persona a quien cuidar, animar a que compre y consuma, sino como a una gallina que desplumar sabiendo que como igual no vuelve hay que sacarle ahora lo más posible. En fin, vamos a cambiar de tema que me entra la depre.
Precios por visitar el Capricho de Gaudi

6 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies