Visitando ruinas (I)

Los que segu√≠s este blog sab√©is de sobra que me privan las ruinas, sean viejas, nuevas, enteras o cay√©ndose a trocitos, as√≠ que pasando por Argomilla de Cay√≥n y viendo un edificio enorme con aspecto de hecho polvo no pude por menos que parar y acercarme a echar una ojeada. Por el tama√Īo y la forma esto debi√≥ ser cuanto menos una f√°brica de algo.
Seminario Menor de Argomilla I
Pues ser√≠a una f√°brica, no s√©, aunque la forma es un poco extra√Īa, no hay chimenea, no tiene un parking grande, le faltan todos esos detallitos que distinguen las f√°bricas.
Seminario Menor de Argomilla II
En estas estaba frente a la verja de la entrada principal, intentando adivinar qu√© era aquello cuando veo que se me acerca en su paseillo ma√Īanero una se√Īora de unos ochenta a√Īos empujando un carrito de beb√©. Como uno es educado por naturaleza la salud√© amablemente, nos pusimos de ch√°chara y me fue contando que aquello en sus tiempos era un seminario. Una f√°brica, s√≠, pero de curas. Hablamos un rato largo, me conto la historia, an√©cdotas, quienes eran los due√Īos y vi√©ndome con la c√°mara me dijo que era familiar de quienes trabajaban ahora los campos de la finca y que pod√≠a pasar tranquilamente que no hab√≠a problema. Se√Īora, se√Īora, no me diga esas cosas que uno no es de piedra y me ciego…

Así fue como entré a ver los restos del Seminario Menor de Argomilla de Cayón, actualmente en ruinas y a la venta por el Obispado a ver si hacen un hotel, un campo de golf, un centro de alto rendimiento o algo con tal de cobrar el dineral en el que está tasado. No estaría nada mal, porque ahora da más pena que otra cosa, con los caballos pastando a la puerta de las oficinas.
Caballos a la puerta
Se ve que por aquí ya pasaron los amigos de lo ajeno, vista la desaparición de los tubos de acero inoxidable con que se hacen las chimeneas. Me imagino que en el interior no quedará ni un gramo de cobre.
Adiós a la chimenea
Cobre ninguno, pero pintadas un buen lote y con lo que me gustan a mi los grafittis de colorines me volví con un buen botín de fotos.
Grafitti I
Esta es la entrada por la parte trasera. Además de todas las pintadas, un cartelote sobre una puerta indica que dentro se juegan partidas de paintball. Ya veréis cómo el escenario es inmejorable.
Entrada por la puerta trasera
M√°s ruinas, m√°s pintadas, m√°s fotos, m√°s de disfrutar como un enano con la c√°mara.
Grafitti II
Pero cuando de veras empec√© a alucinar fue cuando pas√© al interior. Ruinas, abandono, ni un alma alrededor, los restos del carro de Manolo Escobar ah√≠ a la izquierda, una barricada de neum√°ticos delante…
Aspecto del interior
La barricada y los restos de mil disparos de paintball. Algunos se lo deben pasar aquí de miedo.
Restos de paintball I
Fijaros la pared detrás de los neumáticos. Esto no es cosa de una partida ni de dos, menudas batallas se habrán librado aquí dentro.
Restos de paintball II
El carro que os comentaba, volcado sobre un lateral y perfecto para servir como parapeto. Evidentemente tiene tiros de pintura a lo largo y ancho de todo el armarzón.
El carro de Manolo Escobar
Entretenido como estaba ni me hab√≠a percatado que alguien me estaba observando atentamente. ¬ę¬ŅDe donde habr√° salido este friki que va a quemar el obturador de la c√°mara con tanta foto?¬Ľ, seguro que se estaba preguntando. Pues si ya llevaba unas cu√°ntas fotos, ni os quiero contar lo que pas√≥ al empezar a subir pisos o recorrer el resto del edificio, ya lo ver√©is dentro de unos d√≠as.
Oveja mir√°ndome con curiosidad

4 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies