Parapente playero

Madre m√≠a, s√≠ que llevo las cosas al d√≠a que hoy toca hablar de la visita a la playa de Sopelana, en Euskadi, y de eso ya van m√°s de siete meses… En fin, t√≠pica aventura nuestra: vamos a ver un Centro Comercial y acabamos en una playa totalmente a desmano de nuestra ruta. Que ser√≠a de la vida sin estos momentos de perdici√≥n… Sopelana, playa bonita, playa metida entre acantilados y en la parte m√°s alta veo media docena de parapentistas de colores.

Corre-corre para dejar el sol a mi espalda, que aquí se olía la foto decente. Y se olía bien, porque fue dejar el sol atrás y fijaros cómo cambian los colores de la foto anterior a ésta.

Así fue como me hinché a sacar fotos de parapentistas, con estos colores, con esta luz, con los paracaídas haciendo piruetas a escasa distancia mía, si no le reventé el obturador a la pobre cámara fue por puro milagro.

Este fue curioso, por el ángulo parecía que se iba a comer la ladera pero era sólo un efecto óptico, debía estar unos cinco metros del borde.

Menos mal, un error de cálculo y le hubiera quedado el culo fino contra la esquina del acantilado. Y rezando porque no se cruzara un cactus en su camino, que quince días sin poder sentarse le hace gracia a todo el mundo menos al directamente interesado.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies