Paseando por Carmona (I)

Comienza aqu√≠ el relato de un viajecillo dominguero con destino final en la reserva de Pe√Īa Sagra y el puerto de Piedrasluengas, al suroeste de Cantabria, pero que se vio abruptamente interrumpido por unas curiosas circunstancias que m√°s adelante relatar√©. Empezamos en Carmona, pueblecito de esos t√≠picos c√°ntabros, muy bien conservado y declarado Bien de Inter√©s Cultural en 1985. Para llegar all√≠ pasamos por Cabez√≥n de la Sal, luego la collada de Carmona y as√≠ es como se ve el pueblo entre valles desde el mirador de Ribero.
Carmona a lo lejos
Ya digo que el pueblecito est√° muy majo, bien conservado, ning√ļn elemento estridente, calles de piedra, casas antiguas y a la izquierda el Palacio de Mier que se ver√° luego.
Carmona
En una de las plazas un monumento cuadradote con placa atestigua que Carmona fue nombrado ¬ęPueblo m√°s bonito de Cantabria¬Ľ en 2010.
Monumento y placa en Carmona
Aqu√≠ detalle de la placa, y que no falten ni el bisonte ni el s√≠mbolo de Cantabria. Radio Altamira… pues s√≠ que andaban avanzados los croma√Īones por esta zona que hasta ten√≠an radio, supongo que para o√≠r los part√≠dos de f√ļtbol entre sus equipos prehist√≥ricos. En eso no hemos cambiado mucho, si vas al campo de f√ļtbol es f√°cil ver algunos energ√ļmenos que parecen no haber salido a√ļn del pleistoceno.
Placa en Carmona
Este es el Palacio de Mier, una de las t√≠picas casonas hidalgas c√°ntabras y probablemente el edificio m√°s representativo del pueblo. Actualmente se le llama ¬ęVenta de Carmona¬Ľ y es un parador de la Diputaci√≥n Regional. Estaba cerrado y parece que en pleno proceso de reformas.
Palacio de Mier en Carmona
Sobre los tres arcos que hay entre las dos torres all√≠ donde aparece una persona se puede ver este escudo de piedra, se√Īal de los D√≠az de Coss√≠o Calder√≥n y Mier. Con ese apellido no me quiero ni imaginar c√≥mo ser√≠a su firma o la longitud de una tarjeta de visita.
Escudo en el Palacio de Mier
Allí cerca nos encontramos con una especie de caseta de piedra en cuyo interior había un tremendo batiburrillo de lo que parecían elementos decorativos variados. Un montón de objetos antiguos luciendo juntos pero no revueltos. Esas cucharas de cocina en madera debe ser algo típico de Carmona porque vimos varios abueletes tallándolas y vendiéndolas a lo largo del pueblo.
Batiburrillo I
Ya se ve, cestas, cuencos, campanas peque√Īas, santos, zuecos, sabe dios cu√°ntos desvanes vaciaron para encontrar todo esto.
Batiburrillo II
Y zuecos, muchos zuecos. Unos arriba, otros abajo, otros encima de la mesa… bueno, zuecos no, casi me olvidaba que aqu√≠ se les llaman albarcas.
Batiburrillo III
Un √ļltimo detalle por hoy, el cierre de una cuadra. Muy de alta tecnolog√≠a no es, pero por lo menos funciona y cumple su cometido que al final es lo que se les pide a las cosas.
Cierre de una cuadra
La semana que viene más, con el final del recorrido por el pueblo y cómo muy a mi pesar acabó anticipadamente el viaje.

8 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies