Paté de pijos

Hay quien dice que Santander es una ciudad de ¬ęoseas¬Ľ y ¬ęfijat√©s¬Ľ. A mi no me mir√©is, esto sin duda es obra de alguien malvado, malediciente, propalador de infamias y sabe dios qu√© m√°s, no una bell√≠sima persona ajena a los rumores y dimesydiretes varios como yo, en las p√°ginas de este blog se puede comprobar claramente lo poco dado que soy a meter el dedo en el ojo ajeno… Que haya abundancia de bolsos de marca, de caballitos, cocodrilos, jerseys por los hombros y f√©minas llenas de Burberrys empujando carritos de beb√© llenos de CH’s son casualidades de la vida, hechos inconexos que una mente malvada puede enlazar para construir una opini√≥n err√≥nea. Y claro, de esos polvos vienen estos lodos que a la gente les entran unos antojos gastron√≥micos de lo m√°s pintorescos.

Quien sabe, a lo mejor estoy ante la g√©nesis de un Ferr√°n Adri√° c√°ntabro y yo sin enterarme. El que hizo el a√Īadido en rojo por debajo creo que tampoco.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies