Sobrellano por fin (I)

Comillas, domingo, rato libre después de comer. Finalmente, y haciendo un esfuerzo para vencer mi natural oposición a entrar pagando en lugares que no permitan sacar fotos en su interior, nos dirigimos a visitar el Palacio de Sobrellano.
Palacio de Sobrellano y capilla
Como casi siempre foto de la fachada, retrato de la parienta subida en un cañón que hay a la izquierda de la foto anterior (una tradición que mantenemos desde 1998), foto del escudito sobre la puerta de entrada que el pobre cada día está más feo a cuenta del musgo, líquenes y vegetación que ha crecido en las rendijas.
Escudo en el Palacio de Sobrellano
Pasamos al vestíbulo y esperamos a que venga la persona encargada de cobrar las entradas. Me apoyo en una esquinita a cubierto de miradas inquisidoras, echo una ojeada por el visor de la cámara para ver cómo quedaría una foto de interior en el hipotético caso de que permitieran sacarlas y ¡ay! Procurad no apoyar el dedo en el disparador porque a veces se escapa alguna foto sin querer. Hay que ver, qué sensibilidad tienen estas cámaras fotográficas.
Lámpara en el vestíbulo del Palacio de Sobrellano I
Llega la chica que hace de guía. Nos cobra la entrada y avisa que la visita comenzará en cinco minutos, así que podemos esperar “sacando unas fotos y subiendo la escalera”. ¿¿¿Cómo??? No necesité oir más, directo a la faena hasta que el obturador de la cámara diga basta, no vaya a ser que cambie de opinión o dicten normas nuevas en los próximos cinco minutos.
Escaleras en la entrada del Palacio de Sobrellano
Si es que allí merece la pena fotografiar todo, todito, todo: el vestíbulo, la escalera, la lámpara, los arcos, el tejado de madera con vidriera. El palacio es precioso, señorial, elegante, una maravilla.
Lámpara en el vestíbulo del Palacio de Sobrellano II
En las paredes y sobre todo en la zona de las escaleras están expuestas un montón de fotos antiguas sobre el palacio, el pueblo, las gentes y las costumbres de hace muchos años. Qué curioso se hace ver paisajes totalmente desprovistos de hoteles, urbanizaciones, casas, coches, aparcamientos, restaurantes y todo lo que llena ahora estos pueblos.
Exposición fotográfica en las escaleras
Aquí los arcos de la parte de arriba, según se sube la escalera. A pesar de que parecen estar hechos en esa piedra arenisca que a la mas mínima se deshace, se ve todo muy bien conservado, enterito y limpio. No sé si lo habrán restaurado hace unos años cuando el Gobierno de Cantabria se lo compró al Marqués de Comillas.
Arcos en el piso de arriba
Y el impresionante techo de madera oscura con una vidriera central enorme y veinticuatro pequeñas vidrieras alrededor. Anda que no hay detalles y más detalles para fotografiar aquí. En ello estaba cuando apareció la guía y nos llamó para iniciar la visita así que vamos para dentro, preparémonos para sacar otro montón de fotos y en unos días por aquí las veréis.
Vidriera en el techo del del Palacio de Sobrellano

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR