Sobrellano por fin (III)

En plena visita al interior del Palacio de Sobrellano dejábamos la entrada anterior y poco nos quedaba por ver. Poco visitable me refiero, porque el Palacio tiene tres plantas y sólo se ve la planta baja. El primer piso es el de los dormitorios y arriba, curiosamente porque es una distribución poco habitual, están la cocinas y los alojamientos de los sirvientes.

Tras pasar por comedores y salones acabamos en una estancia-museo donde se pueden ver expuestas un montón de piezas etnográficas variadas, estatuas de la virgen, sillones regios y demás cachivaches pertenecientes a la colección del marqués.
Salón en el Palacio de Sobrellano
A mi me encantó esta, hay que ver el dominio que tienen los canteros para hacer semejantes inventos de una pieza, qué habilidad para hacer esas curvas, esas entradas y salidas. Si lo intento hacer yo, iría de desastre en desastre desde el primer al último día.
Detalle de una escultura
Ultima estancia: la biblioteca con sus mesas, sus sillones y sus libros.
Biblioteca del Palacio de Sobrellano
Bueno, sus libros no, sus casi libros porque son falsos y están hechos de madera según pude ver gracias al teleobjetivo.
Libros de madera
Aquí la mesa para jugar al tute, deporte ibérico por excelencia. El año que lo acepten en las olimpiadas, arrasamos.
Mesa de jugar al tute
Y poco más. Interesante visita, muy bien explicado por la guía, muy amena, mezclando historia y anécdotas. Alegría al ver que se podían sacar fotos y soberano disfrute para el dedo de apretar el disparador, que acabó con agujetas.

Hubiéramos visto también la capilla anexa, que es visitable por otros tres euros, pero nos dijeron que no se podía “debido a un problema eléctrico” así que nos quedamos con las ganas. Lo que sí vimos mientras bajábamos una rampa para salir de los jardines fue el “Capricho de Gaudí”, que queda justo al lado y se ve perfectamente a través de las vallas del Palacio.
El capricho de Gaudí I
Es bien llamativo, con esas formas tan particulares y ese torreón tan gaudiniano.
El capricho de Gaudí II
Verde y recubierto de los azulejos amarillos con un girasol en relieve que son símbolo del edificio. En alguna tienda de Comillas he visto a la venta como recuerdo pequeños azulejos similares.
El capricho de Gaudí III
También se pueden ver en cornisas, fachadas, chimeneas y demás. Lo que no he visto nunca ha sido el interior, hace años era un restaurante y un día casi paramos a comer allí. Cambiamos de planes y no fuimos, pero bueno, eso puede servirnos de motivo para volver a Comillas a echarle una ojeada y comprobar si es tan vistoso por dentro como por fuera.
El capricho de Gaudí IV

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR