Apuntes sobre decoración rural

De camino a la ruta del Churrón de Borleña vemos un campo junto a un restaurante con una decoración pintoresca como poco. El carro de Manolo Escobar al fondo, con su decoración símil portería de balonmano, y tres carritos de supermercado o de aeropuerto ahí parados luciendo hermosos y lustrosos con su capa de pintura azul.
Campo con carritos I
Véanlo ustedes mismos. Como diría Jesulín: im-prezionante. Incluso en un principio pensé que le habían soldado un somier como base en un intento de rizar el rizo de la ingeniería carritil, pero no, fijándome bien es una base de rejilla normal lo cual no le quita un ápice del glamour e interés que rezuma por los cuatro costados.
Campo con carritos II

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR