Un corazón en el acantilado

Madre m√≠a que volvemos a las andadas, no doy abasto a sacar todo lo que tengo pendiente. Me paro a repasar fotos y veo √©stas que saqu√© a principios de marzo aprovechando un d√≠a de sol en los primeros atisbos de la primavera que se aproximaba. Ni tiempo hab√≠a tenido para publicarlas, y lo que es peor, con la llegada del buen tiempo se incrementan aritm√©ticamente el n√ļmero de excursiones y exponencialmente el n√ļmero de fotos pendientes. Mejor no agobiarse y asumir que en 2014 acabar√° pasando lo que en 2013, que al final se quedaron casi mil fotos variadas pendientes de publicar y probablemente ya no vean la luz del blog porque las siguientes vienen pidiendo paso.

A lo que íbamos. Fijaros qué día más precioso. Tenía ganas de pasarme por la playa de Loredo y allá me fui. Una vez pisé la arena se me acordó que en la otra esquina estaba la playa de los Tranquilos así que cambié de idea, de playa y a los Tranquilos me fui. Aparco justo al lado del mirador desde el que se baja a la playa, menuda diferencia con lo que pasa en verano que hay bastante más lío de tráfico.
Playa de Los Tranquilos
Miradita por aquí, miradita por allá, veo un caminito que parte a la derecha del aparcamiento y cerca de los acantilados. Camino, ruta, senda, acantilados, mar, palabras que me atraen como un imán, iba a ver playa pero acabo caminando por las rocas al borde del precipicio. A lo lejos distingo un saliente con dos personas encaramadas. Pues si ellos llegaron allí es que se puede llegar de modo que encamino mis pasos en esa dirección.
Mirador en el acantilado
Y allá fui. Preciosas vistas de la entrada de la Bahía de Santander, con la Isla de Santa Marina (la más grande de Cantabria) al final. Sólo con pensar cómo se puede estar aquí un día de temporal se me ponían los dientes largos, así que me lo apunto para la próxima temporada de vendavales y oleaje a lo bruto.


En lo alto estaba disfrutando del sol, de las vistas y la brisa marina cuando algo se cuela en mi ojo. ¬ŅLo v√©is?
Un corazón allá abajo
Abajo, en la sombra del pe√Īasco hab√≠a algo azul que el sexto sentido me indicaba como no natural ni correspondiente al lugar. Cambio de objetivo en la c√°mara por uno que ampl√≠e m√°s y vaya, vaya, un coraz√≥n azul con una inscripci√≥n encima hecha a base de piedrecillas.
El corazón ampliado
¬ŅQu√© dec√≠a? ¬ęConchi olvidaste que te queremos¬Ľ. Curioso mensaje, ya me gustar√≠a saber a qu√© se refiere. ¬ŅSe habr√° olvidado Conchi de sus amigos? ¬ŅYa no los querr√°? ¬ŅLos habr√° ninguneado y ellos han reclamado la recuperaci√≥n de su amistad a base de mensajes encorazonados? ¬ŅVeremos alg√ļn d√≠a a Conchi y sus amigos aireando trapos sucios en el ¬ęDiario de Patricia? Quien sabe.
El corazón ampliado y girado

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies