Un domingo cualquiera (I)

Por fin, por fin, un domingo que el tiempo aguantó medianamente sin llover, los santanderinos se echaron a la calle invadiendo el Sardinero y un servidor pudo por fin quitarse el “mono” de ruta, kilómetros, paisajes y novedades, así que aprovecharé la faena para iros ilustrando un poco sobre cómo es un domingo normal y corriente en la vida de un culo inquieto como yo.

Primera etapa con destino Ramales de la Victoria, concretamente las afueras para visitar la cueva de Covalanas. A finales del año pasado lo había intentado pero con eso de ir sin reservar ya se sabe lo que pasó. Esta vez iba con reserva previa y cero problemas. Cueva bonita, estrecha, geológicamente poco espectacular pero llena de pinturas. El guía que nos fue ilustrando la visita además de saber cantidad tenía bastante sentido del humor y nos hizo reir un montón de veces. Como no dejan sacar fotos tengo que apañar una de Turismo de Cantabria para que véais qué aspecto tiene.
Cueva de Covalanas
En la mitad de la subida desde el aparcamiento a la cueva hay un repecho desde el que se contempla una enorme pared en la montaña donde está Covalanas. Esa montaña es muy curiosa… gris, marrón y con un montón de chorretes negros cayendo de arriba como si fueran de alquitrán. Además hay varias “bocas” en la piedra que no sé si conectarán con alguna otra cueva.
Pared junto a Covalanas
¡Anda! ¿Aquello es una cuerda? Voy a ampliar un poco… pues sí, es una cuerda de alguien que se lo estaba pasando aún mejor que yo haciendo equilibrios de un lado para otro.
Haciendo equilibrios I
Vamos para aquí, vamos para allá, media vuelta, vuelta entera…
Haciendo equilibrios II
…y en esto que se cae… pero no le pasó nada, no en vano iba bien amarrado al cable así que se gira, maniobra, se sienta en el cable, ¡aaaaaaupa! y vuelta a empezar. Interesante… muy interesante esta actividad, tiene que ser bastante divertido caminar por un cable con quinientos metros de caída bajo tus pies. Tengo que enterarme bien porque por esta zona hay unas cuantas empresas de actividades por el estilo y puede ser una fuente de entretenimiento y adrenalina nada desdeñable.
Haciendo equilibrios III

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR