Un domingo cualquiera (II)

Seguimos con el relato de un domingo cualquiera en la vida de un servidor, relato que comenzó aquí con la visita a la cueva de Covalanas y que continuó acercándome a Ramales de la Victoria para echar una ojeada al Palacio de Revillagigedo. Como ya he dicho cienes y cienes de veces, aquí Palacio no es un palacio de los de dorados, espejos y caballerizas sino más bien una casona que en su día fue lujosa. Este tiene su miga, porque aunque el nombre sea rarito ya es casualidad que en Gijón haya otro que se llama igual. El aspecto exterior es este.

Palacio de Revillagigedo por delante
Con sus cablecitos cruzando, como no, que no me libro de ellos vaya donde vaya. El Palacio es del siglo XVI y lo reformaron en el XVIII. Parece hecho a base de poner dos torres laterales y unir luego el espacio entre ambas. Fue residencia de don Juan Francisco de G√ľemes y Horcasitas, el primer conde de Revillagigedo. Lo catalogaron como bien de esos culturales a conservar aunque debe estar bastante cascado porque lo han incluido en la ¬ęlista roja de patrimonio en peligro¬Ľ. No hubo nada que me hiciera pensar que es visitable pero parec√≠a que estuviera habitado por detalles como las puertas modernas del bajo, los tiestos de la terraza, la antena de TV que se ve sobresaliendo del tejado en la primera foto, etc.
Puerta del Palacio de Revillagigedo
La parte trasera es sobria, anodina y con cero elementos a destacar. Otro detalle que sustenta la teoría de que ahí vive gente es la acometida de gas, ese cuadrado gris a ras de suelo del que salen unas tuberías hacia arriba.
Palacio de Revillagigedo por detr√°s
Poco más que comentar. El cartel de delante conforme por aquí pasó Carlos V, que anda que no hacía turismo por la zona. A lo mejor es que también le gustaban las cuevas como a mi, y como en el Alto Asón hay más de dos mil es el paraíso para quien disfrute internándose en cavidades.
Cartel del Palacio de Revillagigedo
Ah, s√≠, tambi√©n un escudo en el frontal de cada torre de la fachada. Casi los mismos elementos que en el resto de escudos que suelo ver: yelmos, caras, sirenas… excepto uno, aqu√≠ no hay leoncitos como en Cartes. No s√© con qu√© piedra habr√°n hecho el escudo pero le pasa lo mismo que a tantos y tantos otros que he visto por ah√≠, est√°n como carcomidos, la piedra se ha ido deshaciendo. Seguro que este no llega enterito al a√Īo tres mil, claro que como no creo que est√© por aqu√≠ para comprobarlo me preocupa entre poco y nada.
Escudo en el Palacio de Revillagigedo

2 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies