Un domingo cualquiera (IV)

La cuarta parte del discurrir dominguero me llevó al parque donde está el Centro de Interpretación del Parque Natural Los Collados del Asón, este edificio en tono salmón. En su Facebook podéis ver más información y fotos sobre las actividades que realizan.
Centro de Visitantes del Asón
Ya puestos sacamos los aperos de picnic y allí mismo aprovechamos para papear tranquilamente. Lo sé, mola más comer de restaurante poniéndote las botas con ese montón de especialidades que tiene Cantabria para disfrutar a la mesa, pero me conozco el cuento, si nos paramos a comer en un restaurante lo más probable es que se nos vayan casi dos horas y no salgamos en condiciones aptas para seguir sacando fotos así que llevábamos de casa un maletín isotérmico cargadito de material con el que calmar las exigencias del estómago y recuperar la energía necesaria para continuar nuestro recorrido. Una vez comimos nos dirigimos al final del parque donde había algo muy, pero que muy interesante. Antes de llegar nos encontramos varias cosas, lo primero un poste señalizador multimedia 3D.
Poste con indicación
Si señor, multimedia 3D, no exagero ni un pelo. Tiene imágenes en relieve sobre animales, plantas y otras curiosidades del parque. Debajo explica de qué va la imagen en castellano y en Braille.
Cartel informativo
Y a la derecha hay un altavoz con un pulsador que narra una historia relacionada con lo que vemos en la imagen. Milagrosamente, y pese a la cantidad de animales de dos patas y cero neuronas que pueblan este mundo, funcionaba correctamente. Si os fijáis en la segunda foto, la pegatina que cubre el cartel amarillo fue la primera en sufrir los “cariños” de un pitecántropo de esos que prefiere disfrutar destrozando a conservar para que lo disfruten los demás.
Artefacto parlanchin
Por la mitad del parque hay unos montículos enmoquetados simulando un relieve montañoso en rojo.
Parque enmoquetado
Y hacia la izquierda un monumento con un libro en el que se ven dos escudos, uno de Soba y otro de El Astillero. ¿Pero qué tendrán que ver el uno con el otro, si están a sus buenos sesenta y cinco kilómetros de distancia? Muy simple, que ambos municipios están hermanados desde 2008. Supongo que el monumento se hizo para celebrarlo.
Libro de piedra
Ahora os debería mostrar lo que habíamos ido a ver al final del parque, pero bueno, como viene acompañado de un buen lote de fotos y no es cosa de abusar, me temo que os quedáis a la espera hasta dentro de unos días…

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR