Un saltito a Madrid

Hace relativamente poco nos pegamos un saltito a la capital del reino debido a temas laborales de la se√Īora parienta. Madrid es de esas ciudades que te gusta o la odias. Para trabajar no me cabe duda que la odiar√≠a, pero para pasar un par de d√≠as callejeando, viendo monumentos, edificios impresionantes como el Palacio de Oriente, para mi no tiene precio.

Tanto que me han comentado sobre la inseguridad, sobre carteristas, robos y dem√°s, nosotros nos metemos por calles, callejuelas, callejones, por aqu√≠, all√° y de momento toquemos madera porque nunca hemos tenido ning√ļn problema. Pero para problema el que tuvo toda esta gente que estaba contemplando un concierto de m√ļsica cl√°sica en una pantalla grandota colocada sobre la entrada del edificio. ¬ŅVeis esa nube oscura de la derecha? Al ratito no estaba a la derecha sino sobre todo el personal y descarg√≥ una cantidad tremenda de agua en pocos minutos que hasta nos tuvimos que resguardar, nosotros y otros veinte, en el pasillo de entrada de una zapater√≠a para evitar ponernos hechos una sopa. Entre toda esta gente la desbandada tuvo que ser de impresi√≥n.

Como siempre y por no variar, uno buscando √°ngulos curiosos, efectos de persona sin piernas sobre columna de piedra y todo lo que se pueda. Vaya donde vaya, ciertas costumbres no se pierden.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies