Aprovechando las ocasiones

Preguntaba Fernando a cuenta de una de las ofertas que voy cogiendo en Oferplan, Groupalia y dem√°s, si eran de fiar. Pues la verdad es que s√≠, todas las ofertas de papeo que hemos cogido nos han salido redondas y ya son unas cu√°ntas, hoy os retransmito la √ļltima para que juzgu√©is si merece la pena o no.

El proceso parte de la aparici√≥n de una oferta interesante en una de esas webs de descuentos, como √©sta por ejemplo. Papeo con buena pinta para dos, tres raciones y bebida quince euritos, siete y medio por persona. No est√° mal, me lo compro y all√° vamos. El local queda justo en el estadio del Racing de Santander, tiene una parte interior y otra abierta en el exterior para aquellos enfermos cuya voluntad es tan d√©bil que ni a un cigarrito son capaces de renunciar a√ļn a sabiendas de que les est√° perjudicando.

Durante la cena √≠bamos a tratar una tema relacionado con la responsabilidad desde el punto de vista de la voluntariedad o involuntariedad de nuestros actos as√≠ que nos escogimos una mesita esquinada para no asustar el resto de comensales. Reiros, reiros, pero es verdad, todo empez√≥ un d√≠a que le pregunt√© a la parienta porqu√© hab√≠a hecho una cosa con el ordenador, ella me dijo ¬ęyo no fui¬Ľ y de ah√≠ ha surgido una historia que no veas con respecto a las responsabilidades derivadas de un acto involuntario, con explicaciones y exposiciones que van del qu√© pasa si yo te atropello porque est√°s detr√°s y no te veo al ¬Ņy si yo saco una pistola, se me dispara sin querer y te mato?. Dicen que cuando el diablo se aburre, con el rabo mata moscas, pero si hubiera un abogado entre los lectores le agradecer√≠a contacte conmigo porque necesitaba un par de argumentos m√°s ahora que casi la tengo convencida.

A lo que √≠bamos, primer plato. Ensalada campera, con su lechuguita, tomate cherry, queso manchego y jam√≥n ib√©rico. De vicio. Tama√Īo respetable, bien ali√Īada, material rico, un buen comienzo.

Segundo plato, ración de croquetas grandotas de jamón. En realidad eran ocho, pero hubo dos que no llegaron a la foto. Impresionantes de buenas, además calentitas entraban que daba gusto.

Tercero, la Sartenuca la Tasca con patatas, huevo, gulas y gambas. La de detrás disfrazada de Chewbacca es la parienta, fijaros qué glamour, qué elegancia, lástima que para un día que saco el chandal de los domingos ella escoge una vestimenta que no casa con la mía.

Vista superior de la sartenuca, no est√° mal de cantidad y de sabor estaba muy rico. Tres de tres platos ya no aprobados, si no bordeando el sobresaliente.

Aunque no entraba en la oferta nos pedimos finalmente una de leche frita para los dos, que poco sitio quedaba en el buche pero para un dulce siempre se hace huequito.

Por comprobar si era verdad eso del 53% de descuento me cog√≠ una carta y fui sumando los elementos que constitu√≠an el men√ļ. Pues es cierto lo de los treinta y dos euros, lo cual deber√≠a darnos que pensar sobre la burbuja papeatoria. Si tal y como est√° el pa√≠s los hosteleros piensan que queda mucha gente capaz de pagar cinco mil trescientas pelas por tres raciones y dos vinos, mal vamos…

Por supuesto no me pod√≠a a ir sin comentar alg√ļn detalle curioso del local. ¬ŅOs acord√°is de las botellas de an√≠s, esas que en Galicia se usan para hacer m√ļsica? Pues aqu√≠ sirven hasta como l√°mparas. Como se entere Ikea son capaces de sacarlas en el cat√°logo del a√Īo que viene como l√°mparas ¬ęAnisdel Monorj¬Ľ o algo as√≠.

6 comentarios Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies