Camino de la Cabaña Verónica (III)

Tercer y último episodio de la epopeya de un gallego emigrado a Cantabria que quiere hace de montañero dominguero por medio de los Picos de Europa caminando entre piedras, piedras y más piedras. En la entrada anterior me quedaba con visión directa de la Cabaña Verónica pero aún quedaba por dar el último rodeo, afrontar la última subida y, como no, atravesar el último pedregal.
Inicio del final de la subida a Cabaña Verónica
Casi llegando aparece la inconfundible silueta del Pico Tesorero. No parece excesivamente complicado llegar arriba, me lo apunto por si algún día quiero subir hasta los 2.568 metros.
Pico Tesorero
A su derecha otro pico, creo que el Pico Arenizas, muy curioso por tener un arco de piedra en la parte izquierda. Otro lugar al que no parece excesivamente difícil llegar aunque por las inmediaciones vi gran cantidad de simas, de esas que te caes por un resbalón y te descubren quince días después gracias a la acumulación de buitres alrededor.
Pico a la derecha del Tesorero
¡Por fin, por fin, ya estoy al pie de mi destino, ahí se ve! Pero para rematar… otra subidita pedregosa. Y está costó, vaya si costó. Dos horas caminando por la montaña, en altura, todo hacia arriba, llegado aquí las piernas iban con pocas ganas, para qué lo vamos a negar. Pero como uno es cabezón, hala, calla la boca y tira p’alante.
Pedregal al final de la subida a la Cabaña Verónica
Fijaros qué pinta tiene el último tramo. Saltando de piedra en piedra, avanza, retrocede que por aquí no es, agarrándome, algún patinazo, hale, hale, que ya no queda nada…
Finalizando la subida
Y llegué… costó, pero según dicen las cosas que cuestan son las que más se disfrutan. No sé si creérmelo… coger un martillo y darme en el dedo gordo del pie me costaría un montón, pero disfrutar, dudo mucho que disfrutara mucho. Alguno habrá que le guste, a mi si es en dedo gordo del pie ajeno si, pero en el propio no me motiva en absoluto.
En la Cabaña Verónica
Algo que no sabía y pude comprobar luego en casa (las cosas de ir a la buena de dios sin estudiarme antes la ruta) es que una de las piedras alargadas de la foto anterior es la conocida como “Aguja de la Canalona”, donde el personal va a practicar escalada. De esas montañas, la de la izquierda son los Picos de Santa Ana, la del centro es Peña Vieja y entre ambas está esto. La piedra gorda del centro es la susodicha Canalona.
Aguja de la Canalona
En la mesita justo delante del refugio me senté para disfrutar de las vistas, beber y recargar fuerzas con la comida que llevaba. Rápido apareció un mirlo a mi lado, echándome reojadas a ver si de chiripa le caía algo. Como uno tiene debilidad por los bichos acabé compartiendo, aunque se lo ponía al extremo del banco a ver qué hacía y el muy jodío no se acababa de confiar. Saltaba de un lado para otro, del aquí para allá hasta que la gula podía con el miedo y en un arrebato de valor se acercaba, picoteaba lo que le había dejado y salía pitando a toda mecha. Aunque él y otros semejantes estaban libres por los alrededores, algún contacto con seres humanos tuvo anteriormente a juzgar por los anillos marcadores en ambas patas.
En compañía para comer
Junto a los soportes de unos paneles solares hay un esquí amarrado con unas bridas. Supongo que algo querrá decir, o será un homenaje a Mariano el antiguo guarda.
Esquí pegado a la base de los paneles solares
Reposado, relajado y más descansado iba a emprender la vuelta cuando un ratito de charla con el guarda actual me hizo cambiar de idea. Venga, otra vez toca cuesta arriba que había más que ver en los alrededores y para una vez que vengo aquí no me voy a perder un mirador como el que os mostraré otro día. Finalmente a eso de las cuatro y media emprendí la bajada. Mucho más sencilla, rápida y facilita porque hasta los pies parece que van solitos. Pasito ligero, que el último teleférico es a las seis y no me haría ninguna gracia tener que pernoctar arriba. Bastante gente se volvía por la misma ruta y tarea completada sin mayor dificultad.
Volviendo desde la Cabaña Verónica
Ahora, que cuando te quitas las botas y te sientas en el coche… bufffff… aún me queda hora y media de carretera hasta casa. Esto del montañismo es para masoquistas, os lo digo yo.

2 comentarios Escribir un comentario

  1. No es un mirlo, es una chova piquigualda.
    Los Picos de Europa están llenos de esta ave, que se acercan a que los excursionistas les den comida.
    También existe la chova piquirroja. Con el pico más afilado (y rojo, claro)

    • Ostras, qué dominio de la pajarería… 🙂 Se notaba que tienen costumbre de estar cerca de la gente porque en cuanto me senté apareció el primero. Mientras que otros pájaros ni se te acercan, este al ver la comida acabó viniendo. Con cuidadito pero vino.

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR