El vicio de la pesca

Parece ser que por estos lares tienen los propios de esta tierra una desmedida afici√≥n a la pesca. En el Paseo de Pereda, en pleno centro de Santander, nunca faltan los devotos de la actividad que van con su sillita, su ca√Īa y a pasar el tiempo relajadamente. Pero eso es muy f√°cil. Hay quien le gusta complicarlo m√°s. Llegados a Suances me voy al faro, bajo hacia el acantilado cruzando tojos y maleza, una vez que llego al borde ¬Ņqu√© me encuentro? Un par de pescadores con cuatro ca√Īas, que usar s√≥lo una ca√Īa habiendo dos brazos es desperdiciar la mitad de los recursos.
Pescando en el acantilado
Y es que eso de pescar al borde de los acantilados tiene mucho forofo. Fijaros en esta imagen, sacada desde los acantilados de la playa de Langre. ¬ŅVeis algo?
Acantilado
No ¬Ņverdad? Ampliamos un poco, l√°stima haber llevado encima s√≥lo el m√≥vil, y ¬Ņadivin√°is qu√© es ese puntito en lo alto de una pe√Īa en el centro de la imagen? Efectivamente, un pescador. Con los huevos bien grandes, a√Īado, porque un resbal√≥n o un despiste y te encuentran mes y medio despu√©s nadando all√° por Groenlandia.
Acantilado ampliado

1 comentario Escribir un comentario

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies