En el Palacio de Riva-Herrera (II)

Ya vimos el Palacio de Riva-Herrera por fuera y ahora vamos a darnos un paseito por dentro. Cuando llam√© a la oficina de turismo para apuntarme a la visita guiada pens√© que nos iban a ense√Īar las salas del Palacio, la historia y algunos detalles de inter√©s. Pues no, lo que te ense√Īan es el centro de demostraciones de SmartSantander. Mientras esper√°bamos no pude resistir la tentaci√≥n de subir las escaleras a ver qu√© hab√≠a en el piso de arriba. Oficinas. Todo remodelado y modernito con alg√ļn detalle antiguo como el marco de la puerta a la derecha.
Planta de arriba
Esperábamos aquí, en el hall del edificio, junto a un biombo junto a unas pantallas donde podías ver unas presentaciones variadas de esas a las que nadie le hace caso.
Entrada a la sala de demostraciones
Pasamos a continuación al centro de demostraciones. Al principio hay una salita de reuniones con aspecto informal.
Sala de reuniones II
A su lado un despachito algo más serio. Por lo que nos contaron, estas instalaciones están disponibles para todas las empresas que quieran hacer algo colaborativo con SmartSantander: proyectos, aprovechamiento de datos, de tecnología, etc. Si tienes alguna idea o crees que podrías hacer algo de interés, acércate por aquí y charla un rato con ellos, que detrás de todo el tinglado está Telefónica y nunca se sabe donde puede surgir una oportunidad de negocio.
Sala de reuniones I
A continuaci√≥n se pasa a la sala donde te hacen la demostraci√≥n en si. Dividida en varios sectores te van contando c√≥mo la ciudad est√° llenita de sensores para todo, temperatura, humedad, hasta los lugares de aparcamiento. Todo eso se monitoriza oficialmente para hacer una ciudad m√°s ¬ęsostenible¬Ľ. Si te indican donde tienes sitio para aparcar evitas andar dando vueltas y gastando combustible. Si miden que la humedad es suficiente, se pueden ahorrar regar. ¬°Hasta hay sensores para saber si los contenedores de basura no est√°n llenos y se pueden ahorrar la recogida! Y que no te pongan un GPS en el coche, porque entonces pueden controlarte si conduces por encima de los l√≠mites, si aceleras mucho, si frenas bruscamente, puntuarte y el conductor menos eficiente… despedido. Esto √ļltimo no nos lo dijeron pero conociendo a los empresarios ib√©ricos ya me lo imagino yo.
Sala de demostraciones
Casi una hora estuvimos de ch√°chara. Tecnologicamente fue muy interesante, menos mal que no soy de esos aprensivos de ¬ęel gobierno nos quiere tener a todos controlados¬Ľ porque entonces saldr√≠a de aqu√≠ medio depre. Y qu√© bien, por fin pude verle las tripas a una de esas cajas cuadradas de pl√°stico blanco y dos antenas que hay por tantos y tantos lugares de la ciudad.
Interior de un sensor
Vaya decepci√≥n. Me esperaba ver dentro un mont√≥n de enanitos trabajando con sus port√°tiles pero en realidad m√°s de la mitad est√° ocupado por un diferencial como el que tenemos en casa para evitar las subidas de tensi√≥n y el resto es una placa base chiquitita (a la izquierda) con dos m√≥dulos encima, uno el titular que maneja los datos y otro el suplente usado para pruebas y experimentos. Confirmado: ning√ļn enanito dentro.

Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies