Extraños aparatos

Extraños aparatos pueblan nuestras calles debería decir. Si, si, los veo y me pregunto para qué servirán, cuál será su función. Por ejemplo este que está junto a la valla de la Estación Marítima, al lado del auditorio del Centro Botín.
Aparato junto al Centro Botín I
Tres patas metálicas con una botella en medio y una especie de cuenco justo encima, rodeado por una corona de rejilla que parece tener funciones protectoras. ¿Será una olla ferroviaria de incógnito para hacerse un puchero ahora que vienen los primeros fresquillos? ¿Será un artefacto dejado ahí por los alienígenas del planeta Raticulín para poder seguir las actuaciones del auditorio desde su nave? Un cuenco, una botella, una conexión entre ambos… cualquiera diría que es un pluviómetro. Cualquiera menos yo, claro, donde esté la teoría de los extraterrestres que se aparten las demás.
Aparato junto al Centro Botín II
Pero a todo habrá quien nos gane. Los de Lanzarote, sin ir más lejos. Si el trasto de las fotos anteriores os parecía raro, mejor ni os cuento lo que te puedes encontrar en plena carretera.
Rotonda en Arrieta I
Así, en plena rotonda. Madre mía qué trasto, no se sabe si esto es decorativo, si es un repetidor para que los de Raticulín puedan ver las emisiones de la tele canaria o está puesto ahí por la Asociacion de talleres lanzaroteños, a ver cuántos conductores se quedan anestesiados en su contemplación y se olvidan frenar al entrar en la rotonda, conocida causa de cienes y cienes de visitas a talleres de chapa y pintura.
Rotonda en Arrieta II
Si, lo sé, es una obra de César Manrique, pero qué bonito es dejar volar la imaginación y desvariar en busca de otras posibilidades…

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR